Conozca tres formas propicias para orar durante la Cuaresma

Las tres herramientas que nos propone la Iglesia para poder vivir con intensidad el camino cuaresmal son: el ayuno, la limosna y la oración. Esta última es la más constante y la que podemos hacer en todo momento. La comunicación con Dios, para algunas personas es fácil, pero a otros les cuesta conseguir las palabras exactas para expresarle nuestros problemas, agradecimientos o simplemente peticiones para mantenernos alejados de la tentación. La Iglesia tiene una gran riqueza en cuanto a oraciones y nos hace muchas sugerencias para mantener ese contacto directo. Durante todos los viernes de Cuaresma se sugiere rezar el Viacrucis, en donde recordamos el paso de Jesús hasta la Cruz. Por otra parte, está también la Coronilla de la Misericordia que es una devoción conocida gracias a Santa Faustina Kowalska, esta oración se realiza a las 3 de la tarde recordando el momento en que Jesús entrega su espíritu y cuerpo al Padre.

Sonetos y oración

Existe un Soneto a Cristo Crucificado que se le atribuye a  San Juan de Ávila aunque no se conoce quien fue su autor, que se puede utilizar como oración: “No me mueve, mi Dios, para quererte el Cielo que me tienes prometido, ni me mueve el infierno tan temido para dejar por eso de ofenderte. Tú me mueves, Señor. Muéveme el verte clavado en una cruz y escarnecido; muéveme el ver tu cuerpo tan herido, muévanme tus afrentas y tu muerte. Muéveme, en fin, tu amor y en tal manera, que, aunque no hubiera Cielo, yo te amara y aunque no hubiera infierno, te temiera. No me tienes que dar porque te quiera, pues, aunque lo que

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here