“San José, hombre discreto, que con su enseñanza nos sostiene en el camino de la vida” Papa Francisco

0
92

El Papa Francisco ha brindado hoy su segunda catequesis centrada en San José, en el año dedicado a él. En el aula Pablo VI el Sumo Pontífice habla de como el evangelista Mateo nos ayuda a comprender que la figura de José, aunque aparentemente marginal, discreta, en segunda línea, representa una pieza fundamental en la historia de salvación. José vive su protagonismo sin querer nunca adueñarse de la escena”

El Papa Francisco, agrega cómo san José, con su manera discreta de ser es nuestro intercesor: “Cuántas personas rezan, ofrecen e interceden por el bien de todos» (Cart. ap. Patris corde, 1). Así, todos pueden hallar en san José, el hombre que pasa inobservado, el hombre de la presencia cotidiana, de la presencia discreta y escondida, un intercesor, un apoyo y una guía en los momentos de dificultad”.

“Él nos recuerda que todos aquellos que están aparentemente escondidos o en “segunda línea” tienen un protagonismo sin igual en la historia de la salvación. El mundo necesita a estos hombres y a estas mujeres: hombres y mujeres en segunda línea, pero que sostienen el desarrollo de nuestra vida, de cada uno de nosotros, y que, con la oración, con el ejemplo, con la enseñanza nos sostienen en el camino de la vida”, expresó Francisco.

Por otra parte, menciona como san José también aparece en el Evangelio de Lucas. “José aparece como el custodio de Jesús y de María. Y por esto es también el Custodio de la Iglesia: si ha sido el custodio de Jesús y de María, trabaja, ahora que está en los cielos, y sigue haciendo el custodio, en este caso de la Iglesia; porque la Iglesia es la extensión del Cuerpo de Cristo en la historia, y al mismo tiempo en la maternidad de la Iglesia se refleja la maternidad de María. José, a la vez que continúa protegiendo a la Iglesia”.

El Papa Francisco terminó su discurso dirigiendo una oración a San José:

San José,
tú que has custodiado el vínculo con María y con Jesús,
ayúdanos a cuidar las relaciones en nuestra vida.
Que nadie experimente ese sentido de abandono
que viene de la soledad.
Que cada uno se reconcilie con la propia historia,
con quien le ha precedido,
y reconozca también en los errores cometidos
una forma a través de la cual la Providencia se ha hecho camino,
y el mal no ha tenido la última palabra.
Muéstrate amigo con quien tiene mayor dificultad,
y como apoyaste a María y Jesús en los momentos difíciles,
apóyanos también a nosotros en nuestro camino. Amén.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here