Rezar por las intenciones del Papa es una vocación salesiana

Don Bosco marca siempre el recorrido de los pontífices

0
273

Para Don Bosco, un deseo del Papa era una orden que se cumplía. Desde esta perspectiva, podemos ver que la adhesión de este santo al obispo de Roma, no es solo en cuestión de autoridad, sino también en el ámbito de la oración. “Todavía hoy en las comunidades salesianas se sigue este gran delegado” nos indica el sacerdote Douglas Pérez, pastoralista del Instituto Salesiano San Miguel, quien a su vez nos relata que parte de la característica de un salesiano es rezar siempre por las intenciones del Pontífice.

Unidad

La congregación salesiana está muy unida a los diferentes Papas desde el Beato Pio IX que fue un protector especial de los salesianos, hasta el actual Santo Padre Francisco. Todos han dejado una marca en el recorrido histórico de esta comunidad con su magisterio y su presencia. Ejemplo de ello, es el Papa León XIII a quién San Juan Bosco en su tiempo hizo el primer cooperador salesiano. “Quien está unido al Papa está unido a Cristo”, es la frase de San Juan Bosco, recordándonos que a través del sucesor de Pedro es que Dios nos hace el llamado a la obediencia y caridad.

Rezar por las intenciones del Vicario de Cristo en la tierra y pedir por su labor apostólica es un mandato. “El pastor es el que da la vida por sus ovejas, esa es la misión de todos, su principal labor es estar pendiente de ellas” nos expresa el sacerdote Carlos Aguilera encargado de la Casa Hogar Villa de los Niños y Niñas, quien también nos recuerda que, así como Francisco vela por nuestro bienestar, nosotros también debemos de cuidarlo a él con la oración.

La cercanía del Papa Francisco a la familia salesiana es conocida. Son significativos los vínculos con algunos de los miembros de esta congregación relevantes para su vida. En la actualidad sigue motivando a todas las personas en especial a los jóvenes de la congregación para que “Sueñen y hagan soñar”.

Es claro que el trabajo y los frutos del sacerdote no terminan en este mundo, sino que son eternos, porque participan en la salvación de sus hermanas y hermanos, por lo que este “trabajo” es el más grande aquí en la tierra.

No se debe caer en el error de pensar que por el hecho de ser el Papa no necesita de nuestra oración. Los laicos que son el pueblo de Dios, deben de orar intensamente por este apóstol de la misericordia. Se debe de pedir a Dios por él y también por los demás sacerdotes, para que los preserve de todo mal e insidia principalmente para que los haga santos. En consecuencia a esto, Karla Garay, catequista de la comunidad de Santo Domingo Savio, nos cuenta que para ella “El Papa es un Santo viviente en la tierra”. Esto la inspira a tener un encuentro íntimo con Jesús por medio de la oración, orientándola en la fe, aunque estén lejos uno de otro.

“Imagínense que tiene a su papá enfermo” nos dice Garay, haciendo la invitación para que cada joven, adulto y niño, pueda encomendar un Rosario o una corta oración por la salud del Pontífice ya que es de bueno cristianos estar siempre constantes en la oración con Jesús y más si es por quién lo necesita.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here