Reflexión | Alejandro y Margie

0
394
Columnista Semanario Fides, Portavoz C.E.H y arquidiócesis de Tegucigalpa

La verdad que la historia de estos dos jóvenes me ha impactado mucho. Es muy probable que en ellos haya visto el reflejo de otros tantos muchachos que he conocido y servido en la vida. No puede ser que sigamos perdiendo talentos y rompiendo familias a causa de la pandemia de la migración que nos está desangrando y aniquilando desde hace días. Este no es un tema de política partidista ni de ideologías. Es un problema mayúsculo y que no puede, ni debe, quedar reducido a lo mediático de unos cuantos días para luego pasar a otra cosa. Escuchar lo que se decían el uno al otro, sus celebraciones y sus bromas, me recuerdan las de algunas parejas que he casado y de los jóvenes de la pastoral juvenil que he escuchado tantas veces.

No he sabido, hasta el momento que escribía estas líneas si son católicos o no, pero yo he ofrecido la santa misa en sufragio de su alma y del alma de los otros compatriotas, de los otros seres humanos que han fallecido en esta nueva tragedia en la ruta migratoria. No puede ser que en el país estemos más preocupados, una vez más, si se pone o no una cuarta urna, de si se hace una nueva Constitución. ¿Cuándo por Dios, van a entender estos políticos, del color que sea y de la tendencia que sea, que lo repudiable de su proceder es que nos distraen con lo que sólo a ellos les importa para perpetuarse en el poder o para responder a una ideología? Que se debe hacer una nueva constitución… Es muy posible que sí.

Se los vengo diciendo desde mucho antes que al presidente Zelaya le endulzaran el oído con eso. Pero lo primero y lo urgente es que se cumpla con la actual, que se respete y que se castigue a todos, todos, los que han cometido actos contra la ley de la república. No es asunto de andar indemnizando a los compadres o a los camaradas, es asunto que hay una deuda social inmensa a la que no se les está prestando atención por seguir viendo si somos o no bonitos delante de una cámara.

Alejandro y Margie, son la prueba fehaciente que las cosas se están haciendo muy mal en el país. Y, por Dios, no estoy hablando en contra de este gobierno, me refiero a todos los actores que hemos permitido que esto ocurra y no me vayan a salir con que es culpa del “narcogobierno” o del Foro de Sao Paolo. Entiendan señores políticos que a la gente no le interesan sus ideologías ni sus dádivas. Lo que interesa es que se genere empleos, no que los corten. Lo que importa es que haya justicia, que haya oportunidades y que se dejen de robar el dinero porque lo único que cuenta es “enchambar” gente. Por dos semanas consecutivas lo escribo de nuevo: ¡Basta ya!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here