Por la infancia de Jesús, un favor a sus devotos.

0
225

El 20 de julio se celebra al Divino Niño, una de las devociones más extensas alrededor de la feligresía católica. Por los méritos de la infancia de Jesús, muchos fieles han pedido y adquirido enormes favores. Como señala Juan 14, 13: “Y todo lo que pidáis en mi nombre, yo lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.”

La devoción al Divino Niño, según los antiguos narradores, inicia en el Monte Carmelo en Israel. En aquellos días, era habitual encontrar al niño Jesús junto a sus padres José y María y sus abuelos San Joaquín y Santa Ana caminando por este monte. Tanta era la amabilidad con la que el niño trataba a las personas que ahí rezaban, que aun después de su ascensión le seguían recordando con gran cariño en ese lugar.

Con el pasar de los años, serían los carmelitas los encargados de diseminar esta hermosa devoción por toda Europa y, eventualmente, al resto del mundo. También fue popularizada por grandes santos como Santa Teresa de Jesús, San Juan de la Cruz, San Antonio de Padua y San Cayetano.

Uno de los grandes hitos relacionados a la devoción al Divino Niño se dio en el año 1636, cuando Jesús se le aparece a la Venerable Margarita del Santísimo Sacramento, haciéndole la siguiente promesa: “Todo lo que quieras pedir, pídemelo por los méritos de mi infancia, y nada te será negado.” Hasta el día de su fallecimiento, la Margarita del Santísimo Sacramento se encargo de propagar la devoción al Divino Niño.

El P. Juan del Rizzo, quien se encargó de difundir la devoción alrededor de Colombia, también dio a conocer al mundo cuatro condiciones para obtener el favor del Divino Niño:

1 – Ofrecer la Santa Eucaristía durante nueve domingos, asistiendo también al sacramento de la reconciliación y comulgar en al menos una misa.

2 – Dar a los pobres una libra de chocolate o su equivalente en dinero o comida.

3 – Donación de víveres o su equivalente en dinero a las familias pobres.

4 – La propagación de la devoción al Divino Niño compartiendo los milagros que le ha otorgado a otros. También se puede repartir material gráfico como estampas.

Si bien la feligresía es devota al Señor en cualquier ocasión, en situaciones adversas es de especial importancia exponer y divulgar estas devociones entre la población, con el fin de superar las dificultades que se nos puedan presentar, haciéndoles frente siempre de la mano del Señor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here