Palabra de vida- “Hijo de David”

0
126

Con la llegada al trigésimo domingo del tiempo durante el año, llegamos a divisar el final de este año litúrgico, reconociendo que Cristo es el Rey del Universo. La exclamación del ciego: “¡Hijo de David!”, pone en los labios de todos el reconocimiento que ese Jesús Nazareno que le dicen que está pasando es en verdad el heredero de las profecías y promesas hechas a David, el rey ideal del Antiguo Testamento.

Tras la curación física de Bartimeo, se oculta un signo más profundo y mesiánico. Evidentemente se está cumpliendo la promesa mesiánica, subrayada en los gritos del ciego: “¡Hijo de David!”. La ceguera interior es la primera en ser borrada. En efecto, Jesús ante todo evidencia la fe de este ciego abandonado a la orilla del camino y marginado por todos sus compatriotas “que lo reprendían para hacerlo callar”, Él en cambio le dice: “¡Tu fe te ha salvado!”. La reacción del ciego curado ante la acción y la palabra de Jesús despierta una disposición: “lo siguió por el camino”. Es ya el seguimiento del discípulo que sigue por el camino al maestro hacia la cruz.

Tema que en la segunda parte de este Evangelio está muy presente, ya que se sucumbre literaria y teológica. Así pues, la historia de un milagro físico se convierte en la narración espiritual de una vocación a la fe y al discipulado. Quien ha sido curado por Jesús, ya no queda paralizado a merced de otros y en las más tristes y terribles lamentaciones, por el contrario, se pone de pie y se decide seguir a ese “Rey” a quien reconoce como su salvador.

La celebración próxima de Cristo como nuestro rey, es la nueva oportunidad de emprender el nuevo camino, ese camino que conduce a la vida y a la disposición siempre nueva de ser un discípulo que quiere seguirlo siempre. Con esta fiesta todos escuchamos la invitación: “¡Levántate! ¡Te llama!”. Hoy como experiencia espiritual prepara tu mochila espiritual para celebrar con el alma y el corazón que Jesús debe reinar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here