Palabra de vida | “Hemos visto surgir su estrella…”

0
318

Los grandes protagonistas de esta celebración son los Magos, venidos de Oriente. Se trata en verdad de la “manifestación” en griego (epifaneia) de Cristo en la carne, hombre como todos nosotros. Este texto único que narra solo Mateo, refiere y alude a esa gran procesión de los pueblos hacia Sión contada por el profeta Isaías, que revela esa conversión al único Dios manifestado en Cristo. La estrella a la que los Magos siguen sin duda refiere a ese viaje de fe, todo riesgo y peligros, como el de Abrahán que “partió sin saber adónde iba” (Hb 11, 8).

La novedad de este acontecimiento orienta a la comprensión que la vida cristiana es una búsqueda de Jesús que implica para encontrarlo todos los desapegos de esta vida terrena y más aún desapego de los propios criterios como poseedores únicos de la verdad, que como los sacerdotes de Jerusalén, por la fría interpretación de la Palabra no han sabido reconocer la llegada del Mesías. Pero, conociendo la intención universalista del Evangelio de Mateo, la trama de esta narración de la visita de los Magos, abre también la puerta a todos los no judíos dispersos por el mundo, para conocer y recibir la salvación que trae este Niño nacido de “Mujer” en Belén.

La salvación no conoce fronteras políticas y culturales, todos la pueden recibir, como lo han personificado los Magos de Oriente. Es significativo además como el evangelista cierra el relato, los Magos aparecen como verdaderos creyentes que entrando a donde estaba el Niño con su Madre, se “postraron en adoración”, ofreciéndole además dones con magnífico y profundo significado: oro para la realeza de Cristo, incienso para su divinidad y mirra para su muerte.

Finalmente, pensemos entonces estimados lectores que la explicación de la estrella como bien señala el dominico Padre Lagrange: “sobre ella nos puede decir más la teología que la astronomía”. En efecto, para la tradición bíblica y judía, la estrella es presentada como un signo mesiánico. En el capítulo 24 del libro de los Números leemos precisamente: “Una estrella aparece de Jacob y un cetro surge de Israel” (v.17). Para nosotros cristianos Cristo la luz verdadera a la que la estrella de Belén orientaba para que la siguiéramos siempre.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí