Padre Max Orellana celebra su jubileo de oro Sacerdotal

0
369

Con mucha alegría y gozo, bajo la celebración de la Santa Eucaristía en la capilla de la Asunción, en la residencia de la Fundación Amigos de los Niños, donde Sor María Rosa, desempeño su labor por muchos años, el padre Max Orellana, dio gracias a la Divina Misericordia y a la intercesión de María Auxiliadora, su vida consagrada, misma que llega a los 50 años.

Cinco décadas en donde su trabajo se ha visto reflejado en las diferentes pastorales a lo largo y ancho del territorio nacional, y donde muchos hondureños lo han tomado como una figura paternal, así es recordado este hombre de vocación con 80 años de edad, en donde la mayor parte de su vida la ha entregado a los más desprotegidos y abandonados por la indiferencia social.

“El Padre Max ha llegado a sus 50 años de vida sacerdotal, con un corazón lleno de buenas obras, de ese carisma de un buen pastor, vemos su trabajo con las privadas de libertad y que hablan de su labor de ese trabajo incansable, ya que el apuesto de manifiesto lo que hace 50 años el obispo le dijo en la Basílica de San Ambrosio; Dios que comenzó en ti en esta obra la acompañe y el mismo la lleve a término, y eso ha sido el padre Max”. Relató el Rector de la Basílica de Nuestra Señora de Suyapa, Padre Carlo Magno Núñez.

Como un verdadero acto de comunión y hermandad, así fue acompañado el presbítero por sus hermanos sacerdotes, entre ellos el padre Ovidio Rodríguez, el padre Víctor Ruiz, entre otros hombres de fe, quien junto a la feligresía le acuerparon al agasajado, respetando los protocolos de bioseguridad.

“El trabajo ha sido un trabajo de un buen pastor, un pastor con olor a oveja, que ha realizado un trabajo de hormiguita y va donde otros no vamos, o donde algunos no quieren ir, y él está muy cerca de la gente sencilla, es un corazón samaritano”. Así lo recordó y describió el Padre Ovidio Rodríguez, Cura párroco de la Parroquia Divino Niño, de la Arquidiócesis de Tegucigalpa.

De igual manera el Padre Max, realizó una eucarístia en acción de gracias, esti junto a servidores y colaboradores de la Cuasiparroquia Cristo Sumo y Eterno Sacerdonte, en dónde las muestras de cariño, afecto y las oraciones se hicieron presente, lo que le ha motivado al consagrado seguir llevando el mensaje de amor para con los más necesitados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here