Nuevo Gobierno está obligado a establecer un dialogo y cambiar la ruta del país

0
82

En los últimos doce años el Estado de Honduras se ha visto resaltar de manera negativa ante los ojos del mundo, entre innumerables casos de corrupción, tales como el desfalco del Instituto Hondureño de Seguridad Social, compras irregulares en medio de una emergencia sanitaria, saqueo en instituciones estáteles como INFOP, Secretaría de Agricultura y Ganadería, entre otras.  

Sin olvidar que también se han dado los señalamientos de “narco estado”, esto ante las constantes e innumerables acusaciones y vínculos de figuras políticas, diputados, aspirantes presidenciales y familiares del actual mandatario hondureño, con el crimen organizado.  

Por lo que el nuevo Gobierno está en el deber y obligación de establecer un verdadero diálogo y forjar un proyecto de nación a largo plazo, reflexionó el Padre Juan Antonio Hernández, formador del Seminario Mayor Nuestra Señora de Suyapa. 

Según la opinión de la sociedad civil, el nuevo plan debe contar con los elementos de un mejor sistema de salud y educación, una mejor infraestructura, mayor generación de empleo, para evitar la migración, apalear la corrupción y el narcotráfico, flagelos que han dejado en condiciones de pobreza y extrema pobreza a la población.   

De igual manera, se ha cuestionado que ninguno de los candidatos que buscan la presidencia han presentado una verdadera propuesta en favor de la mayoría, así lo refirió el abogado Kenneth Madrid.  

Otro de los desafíos que ha presentado en los últimos años la región, son problemas estructurales, asegura el analista Rolando Sierra.  

Ante el incumplimiento de estos elementos y factores sociales, la ciudadanía ha externado su descontento y muestran repudio contra la clase política.  

A menos de cinco días de las elecciones generales en el país y de conocer a la nueva figura presidencial, el país requiere de un cambio radical en favor de los más desprotegidos, por lo que la clase política deberá tomar el papel que le corresponde, servir y no servidos, ni enriquecerse de forma ilícita practicando delitos como lavado de activos o narcotráfico.  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here