“No basta con decir yo soy cristiano o yo creo, hay que anunciar y denunciar también las injusticias”

San Juan Bautista se dice que es el profeta bisagra, entre el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento es el profeta que le abre el camino al Señor Jesús y por eso se dice que es uno de los más grandes profetas.

El Padre Rodolfo Varela ofició hoy la Misa en la Basílica en su Homilía dijo que un profeta tiene que llevar de la mano su doble función, la primera es anunciar la Palabra de Dios, la segunda es denunciar todo aquello que vaya en contra de la Palabra de Dios, pero “no podemos separar estas dos funciones del profeta, si una persona se dice ser profeta solo por anunciar la Palabra de Dios, pero que nunca denuncia, lo que va a encontrar en la Palabra de Dios, podría ser criticada por aquella famosa frase del marxismo y decir que la religión es el opio de las masas”.

El sacerdote señalo que ambas cosas van de la mano, anunciar la Palabra de Dios, para que el pueblo de Dios, tenga un corazón dispuesto para recibir al Señor y denunciar todo aquello que va en contra de la Palabra de Dios, para convertir no para condenar, lo que le dice Juan a los fariseos ya cuando esta bautizando en el Río Jordán, cuando ve acercar a los fariseos y algunos otros “raza de víboras” no basta decir que tienen como padre a Abraham conviértanse.

Eso es lo que tenemos que hacer nosotros, dijo “no basta con decir yo soy cristiano o yo creo, o no basta con asistir a un templo, hay que vivir eso que nosotros escuchamos en el templo y hay que denunciar también las injusticias”.

Además sostuvo que “todas aquellas personas que hagan daño a nuestra nación van a sufrir consecuencias grandes deben de arrepentirse para eso surgen los profetas, para eso estamos como iglesia, basta ya de hacer sufrir al pueblo, basta ya de tratar así a la nación”.

Olvídense ustedes de los millones del dinero, expresó el presbítero, “vamos más allá de lo que representa, la vida o la muerte de muchos compatriotas, si las cosas se hacen bien se salvan cientos, miles de vidas humanas, si las cosas se hacen mal, se derrama la sangre la vida de muchos compatriotas “.

Pidámosle hoy al Señor ser como San Juan Bautista, profetas que anuncian la Palabra de Dios y que denuncian pero que van de la mano, no separar estas dos cosas para poder tener una nación distinta y roguemos para la conversión de aquellos que hacen mal las cosas concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here