Los Delegados de la Palabra: baluartes en el anuncio de la Buena Nueva

0
680

Por casi 60 años en Honduras, el Ministerio de la Celebración de la Palabra de Dios, ha sido reconocido como un gran apoyo a todo el impulso evangelizador de la Iglesia. Son muchos los testimonios de católicos que han entregado su vida para propagar la Buena Nueva de salvación, cimentando sus enseñanzas en la Sagrada Escritura sin temor en acudir a los más alejados, quizá aquellos que más necesitan de una luz en la oscuridad.

Cambia vidas

Eva Cerrato, quien actualmente funge como coordinadora de la Unidad Nacional de Esposas de Delegados de la Palabra de Dios, a nivel nacional, opina que “El Ministerio de la Celebración de la Palabra de Dios, es el mejor camino que he experimentado, porque es allí donde me encuentro con la presencia del Señor, en los humildes, los pobres, los excluidos y en todos los que se sienten desprotegidos de sus derechos”. Cerrato, con mucha experiencia al servicio del Señor a través de este carisma tan particular, afirma que las experiencias vividas al celebrar la Palabra del Señor, es algo indescriptible porque puede además de dar una enseñanza, compartir con los hermanos, ella asevera con convicción que seguirá adelante donde el Señor la envíe.

Compromiso

Ser Delegado de la Palabra de Dios, exige entrega, perseverancia y compromiso, así lo afirma el padre Ovidio Rodríguez, quien ha estado siempre de cerca con estos hombres y mujeres y quien además externa que “El delegado o delegada a jornal de gloria, aportan un testimonio muy valioso y eso es lo que apreciamos en ellos, con su predicación y su forma de vivir”.

En estos cristianos también está latente el deseo de una formación constante y muchos, siendo autodidactas para brindar un mejor servicio en las comunidades. El presbítero, quien por años ha impulsado la “Escuela de la Palabra”, un espacio formativo para delegados de la Palabra, diserta que “son personas que se dan por entero para abrir el corazón de tantos y tantas que no han recibido el anuncio pascual y por eso es que ponemos en manos de Dios a los delegados para que Dios les siga dando sabiduría, fortaleza teniendo la certeza que Él está a su lado en cada proyecto evangelizador”.

Retos

Con los avances tecnológicos, nuevas problemáticas surgidas y las formas innovadoras de evangelización, los Delegados de la Palabra de Dios, encuentran nuevos desafíos en la transmisión de la fe, así lo expone Rita López, Delegada de la Palabra de la Arquidiócesis de Tegucigalpa, quien expresa que “Como laicos a la disposición del Señor, estamos llamados a servir de la mejor manera, tomando en cuenta tantas realidades que nos encontramos en las comunidades y que nos interpelan a dar luces de esperanza”. López, desde su experiencia, expone que “el Ministerio

de la Palabra de Dios, es esa conexión con Dios por medio de las personas que se acercan a la celebración, es dar repuesta al llamado que el Señor me hace. Es conocer más de cerca a Dios tanto en los hermanos como en la lectura de la Sagrada Escritura”. Esta Delegada de la Palabra, expresa y envía un mensaje para los nuevos servidores bajo este ministerio y los llama a que “fortalezcan su corazón y puedan mantener su sí como la Virgen María para ser evangelizadores en estos nuevos tiempos”.

El Ministerio de la Palabra de Dios, es un baluarte para la fe del pueblo católico en Honduras siendo un gran apoyo para sacerdotes sobre todo en aldeas y caseríos donde se cuenta poco con la presencia presbiteral por distancias y otras dificultades, es allí donde la labor de estos servidores, toma un valor muy alto y significativo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí