Las madres son las primeras responsables de la educación en fe de sus hijos

El padre Carlos Rubio asegura que la tecnología es una de las principales causas que alejan de la fe a los jóvenes

0
590

 “En el nombre de Madre se encierra la más alta ex- presión del amor, porque no puede haber en la tierra, una imagen más clara de Dios”, esta es la primera estrofa del himno a la Madre y para el Padre Carlos Rubio, formador del Seminario Mayor Nuestra Señora de Suyapa, ahondar en cada palabra de todo este hermoso canto, nos enseña a entender que una madre es esperanza, perdón, luz y alegría.

EDUCADORAS

Marcia Pineda, docente universitaria, es del criterio que los primeros educadores en la fe son los padres, pero principalmente la madre es la que debe cuidar que la luz del amor a Dios, no solo se mantenga, si no que se fortalezca todos los días. Asimismo, Pineda agrega que “En muchas ocasiones los primeros que alejamos de la fe a nuestros hijos, somos nosotros mismos como padres, ya que hablamos de amor a Cristo y muchas veces no somos buenos testimonios para ellos”.

La psicóloga Flor Zavala, es de la opinión que ese respeto y gratitud al Padre, y que debemos enseñar a nuestros vástagos, comienza desde el primer día que nacen, al ir hablándoles de Él, para que, según vayan pasando los años, ellos vayan creciendo con el respeto y aprendiendo sobre esa relación con Dios. Al mismo tiempo, la experta destaca que la vida desenfrenada o tantas realidades del día a día como la llegada de las re – des sociales y el mal usos de las mismas, se convierten en enemigos de esa formación espiritual de los jóvenes y niños del hoy, lo que es un detonador para la desintegración familiar.

MANTENIMIENTO

María Hipólita Salguero, es madre de 5 hijos y es Delega – da de la Palabra y comparte algunos consejos que a ella le han ayudado para que, en la actualidad, sus dos hijas mujeres y tres varones tengan fe y le sirvan al Señor. Ella destaca que “Asistir a Misa, compartir actividades en familia, leer las Sagradas Escrituras a diario, hacer obras de caridad juntos, visitar enfermos y, sobre todo, enseñarles cada día a mis hijos a ser agradecidos, es lo que me ha enseñado a tener armonía en mi hogar”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí