“La Virgen como una verdadera madre ve con dolor como hoy tenemos muchos Pilatos”

En la Misa  hoy 15 de septiembre en la Basílica, el padre Rodolfo Varela sostuvo en su homilía que la Virgen de los Dolores es madre, de los que se dejan amar por Dios en la cruz.

El padre sostuvo,  “María es madre de los discípulos amados, de los que se dejan amar por Dios, de los que están al lado de Jesús en la cruz, estar con Jesús en el Calvario, implica amar a Dios porque él nos amó primero, pero también implica estar en presencia del sufrimiento”.

Implica vivir explicó,  el mayor acto de corrupción e injusticia que pudo existir, el homicidio del único justo, “por eso, tanto amor de la Virgen por los hondureños, es que ella sabe que son muchos los hijos que se aferran al amor de Dios a su justicia y su verdad y sabe que esto implica vivir la cruz de la injusticia y la corrupción de los poderosos”.

María a ejemplo de su Padre y de su Hijo señaló, siempre opta por los más pequeños e indefensos, en el caso de nuestro país, tenemos tantos de esos pequeños que sufren, sufren por la falta de alimentos, por la falta de trabajo, por la falta de justicia, por la falta de caridad.

Es la “Virgencita” que acompaña a estos hijos suyos que son crucificados por la miseria provocada por la avaricia de unos pocos, que teniendo el poder de cambiar la vida miserable de tantos hondureños lo único que hacen es que sean cada vez más los que viven en condiciones infrahumanas afirmó.

La Virgen como una verdadera madre ve con dolor como hoy tenemos muchos Pilatos, que se lavan las manos a la hora de cambiar la situación política, social y económica del país, ve con dolor como los nuevos soldados, maltratan al pueblo que pide un poco de justicia, un poco de vida, un poco de dignidad.

“La Dolorosa sufre al ver como son muchos fariseos y maestros de la ley, que se alían con el poder político para terminar de crucificar a sus hijos, la Dolorosa  ha de aparecer para nosotros entonces como símbolo de amor consuelo, fortaleza, y esperanza”.

El sacerdote se refirió a algunos aspectos del pasado cuando dijo “Honduras también es hoy un país con tinte fatalista, fruto de una colonización española sangrienta y esclavizadora, fruto de la explotación de grandes empresas que compran los gobiernos, llámense bananeras, maquilas o franquicias de comida, fruto también de dictaduras y golpes de estado militares a lo largo de la historia “democrática” del país”.

Pero sobre todo continuo, se vive un fatalismo ante gobiernos que cada vez son más corruptos llenos de avaros, que se enriquecen así mismo gracias a la pobreza del pueblo, desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los de corazón altanero, derribo a los potentados de sus tronos y exaltó a los humildes, a los hambrientos los colmo de bienes y despidió a los ricos con las manos vacías, acogió a Israel su siervo acordándose de la misericordia.

Cada hondureño, señaló el presbítero  “tiene aquel sentimiento fatalista y que desde lo más profundo de su corazón, dice a viva voz me dueles Honduras, al ver tanta violencia, injusticia, impunidad, iniquidad, que mata lentamente a un pueblo, que anhela a ser potencia Centroamericana, o que anhela a menos poder vivir en paz, y con suficiente dinero en sus bolsillos, para tener el pan de cada día en su mesa”.

Y concluyó diciendo para ser hombres y mujeres de esperanza, como lo fue María, hay que doblar rodillas, como ella nos enseña al pie de la cruz, Hoy día de la independencia, que la Virgen de los Dolores, interceda por nosotros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here