La pandemia: un nuevo reto que han asumido las familias

Problemas emocionales, económicos y laborales, son algunas de las consecuencias que ha dejado esta crisis sanitaria

0
151

El 11 de marzo de 2020, es la fecha que quedó marcada en la historia y la mente de los hondureños, porque fue el día donde se confirmaron los dos primeros casos de COVID-19, acontecimiento, que a lo largo de este año ha dejado dolor y luto en muchas familias. Este es el caso de Delmi Flores, quien perdió a su abuela en cuestión de días. “Mi adorada viejita se infectó sin salir de la casa, entró al hospital y no pudo con la lucha y los más difícil es que murió sola, no logré decirle que la amaba ni acompañarla en sus últimos días”.

Son los sentimientos que invaden el corazón de Delmi al compartir su historia. Así como ella, muchas familias viven con el pesar de no haber logrado despedirse de sus familiares en el lecho de muerte, situación que llena de coraje y remordimiento, porque no estuvieron cerca de sus parientes, debido a la complejidad de la enfermedad.

Consecuencia La psicóloga Flor Zabala reconoce esta triste realidad que se vive en varios núcleos familiares que ahora sufren de problemas de salud mental, como: estrés, depresión u otros trastornos, debido al panorama desalentador en torno al coronavirus.

Para el sociólogo Armando Orellana, estos 365 días del virus en el país, han sido un gran reto en la sociedad y señala que “Otros factores que han llevado a que muchas familias estén teniendo problemas son: el desempleo, el constante uso de las redes sociales, donde los hijos prefieren estar horas en sus aparatos móviles, además del teletrabajo y el estrés que causa escuchar que hay una gran cantidad de contagios o decesos por sospechas de COVID-19”.

Solución El coordinador de la Pastoral Familiar Arquidiocesana, Amaro García, considera que “Hay que aceptar esta nueva realidad que ha venido a cambiar por completo a las familias. Ahora no podemos saludar a las parientes o amistades que no viven con nosotros y ni podemos compartir como lo hacíamos años atrás lo que vuelve a la sociedad un poco más fría”.

Así mismo, García añade que “no será fácil acostúmbranos que la vida cambió, pero por la tranquilidad en la familia, hay que interpretar otras maneras de mostrar afecto y acompañar a los que sufren más que uno. La forma de demostrarles amor es siendo responsables con la salud a pesar que no podemos demostrar gestos de cariño como abrazos y besos, pero debemos de ser pacientes y buscar soluciones”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here