La misión en las periferias donde hay riesgo social: el gran desafío para la Iglesia

Con el deseo que tienen los más alejados de saciar su sed de Dios y de ser instruidos, la evangelización pone énfasis en esta población

0
319

Una de las realidades que aqueja a Honduras, es la violencia, el estigma que cargan muchos barrios y colonias y que afecta a toda la comunidad, incluida la Iglesia. Ante ello, llevar el mensaje evangelizador a estos sectores, puede volverse complejo pero esperanzador a la vez.

Retos

Muchas veces los barrios y colonias de misión, están dominados por grupos delincuenciales y aceptar el reto de ser misionero, es un salto de valor y fe. El Padre Avilio Zambrano, Párroco de la comunidad San Pedro Apóstol de Comayagüela, afirma que “Uno de estos retos es perder el temor y aventurarse a predicar la Palabra de Dios, anunciando la verdad y denunciando las injusticias”. El presbítero expresa que el llamado que como pastor hace en los feligreses para tener gallardía y firmeza a la hora de evangelizar, incurre en que “no se dejen intimidar por las amenazas y asechanzas del enemigo presentadas por estos grupos delictivos”.

Contrarrestar

Para la Iglesia Católica, el desafío de la evangelización es lograr la empatía en diversos sitios, por lo que la Hermana Yaneth Díaz, Misionera y Religiosa de MARILAM, expone que para llegar al corazón de las personas que conviven a diario con el peligro, “Es necesario revelar al pueblo de Dios lo que Él ha dicho en las diferentes épocas y culturas, para así poder anunciar con alegría el Evangelio”.

La religiosa sostiene que “para acercarse a estas zonas muchas veces marginadas por los índices de pobreza y delincuencia, la evangelización de la Iglesia tiene que ser inculturada y esto significa, un llamado para insertarse en las realidades de la sociedad”. Si bien el temor puede existir, la fe debe ser más fuerte que cualquier preocupación cuando se trata de evangelizar, algo aplicable para cada misionero y para cada fiel católico, puntualizó la Hermana Yaneth.

1 Sin temor

Lo primordial para todo misionero cristiano, es inmiscuirse en estos sectores con la fe firme y sin miedo alguno, encomendando la labor en manos de Dios quien es el que envía. Alejado el temor, es más sencilla una buena y fuerte predicación.

2 Esperanza

Las palabras que debe transmitir en estos sitios llenos de violencia, pobreza y hasta asesinatos, deben ser de calma, esperanza y de mucha paz, dada la susceptibilidad que puede haber entre los pobladores, esto puede cambiar la vida de estas personas.

3 Disposición

La convicción con la que un misionero se debe disponer al anuncio del reino, debe ser permanente y sobre todo, cuando es convocado a evangelizar en zonas de alta peligrosidad, es allí donde se renueva su fe y se comprueba el compromiso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here