La Eucaristía es el culmen de la vida matrimonial

Jesús Sacramentado se constituye en la fuente de donde brota el don de la caridad que debe inspirar el actuar de los cónyuges

0
772

 “La comunión ha salvado munchos matrimonios”, esta máxima se hace realidad en muchos hogares hondureños que encuentran en la participación de la Eucaristía, la fortaleza para sobrellevar muchas situaciones que se presentan en la pareja. De hecho, la unión de los esposos, es inspirada en la Misa que es la unión de Cristo con su Iglesia. Los matrimonios y la comunidad eclesial se fortalecen en el Cuerpo y Sangre de Cristo, signo del amor perfecto.

“La celebración del Matrimonio tiene lugar ordinariamente dentro de la Santa Misa, en virtud del vínculo que tienen todos los sacramentos con el Misterio Pascual de Cristo”, así lo confirma el Concilio Vaticano II a través de la Constitución Apostólica Sacrosanctum Concilium al afirmar también que “la gracia divina que emana del Misterio Pascual de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo, del cual todos los sacramentos y sacramentales reciben su poder”.

Fortaleza

Roger Martínez, especialista en temas familiares, detalla que en la medida en que los cónyuges tengan vida eucarística, se alimenten efectivamente del pan del cielo, el pan de los ángeles. “Van a tener mayor fortaleza para poder ir sorteando las dificultades que la vida los lleva” dijo Martínez. Los matrimonios encuentran en su vida diversas pruebas espirituales en el camino de conversión y de santidad. Es por ello, que el Matrimonio que es asiduo a la Eucaristía, sabe enfrentar los problemas, sabe esperar en Dios y sabe confiar en el Señor.

“Al frecuentar la Eucaristía, los matrimonios van a tener y crecer en la gracia santificante y, por lo tanto, van a poder sobrellevar de mejor manera todas las circunstancias” asegura Martínez. El Papa Francisco, en la exhortación apostólica Amoris Laetitia, afirma que una comunión familiar bien vivida es un verdadero camino de santificación en la vida ordinaria y de crecimiento místico. “Es un medio para la unión íntima con Dios, porque las exigencias fraternas y comunitarias de la vida en familia son una ocasión para abrir más y más el corazón y eso hace posible un encuentro con el Señor cada vez más pleno”, se detalla en el documento.

Pruebas

Es importante recalcar que no es en aquellos matrimonios que viven constantemente los sacramentos no tendrán problemas, el detalle es que, quien tiene al Señor en su vida, sabe que en Dios puede resolver y salir adelante en cualquier dificultad que enfrente. El teólogo Rolando Rodríguez, asevera que “En la Misa, es donde los esposos se fortalecen, donde se unen y se vinculan profundamente con el Señor.

No hay manera que una familia que camina y se sienta alrededor del banquete eucarístico se separe” dijo Rodríguez y agregó que “la mayor bendición que una pareja puede tener es que cada uno ore por el otro ante Jesús Sacramentado”. Leticia Colindres, junto a su esposo Luis Aguilar, tienen 27 años de casados y tres hijos. Por más de dos décadas pertenecen al movimiento Encuentros Conyugales, donde han visto el milagro que Dios hace con la familia. Colindres comenta que, entre estos dos sacramentos, existe una gran unidad. “No dudemos que Cristo se hace presente en la vida de cada uno de nosotros a través de la Eucaristía, que es Él mismo que quiere transformar nuestros matrimonios” dijo.

Celebración del Matrimonio en la Eucarístia

El numeral 78 de la Constitución Apostólica Sacrosanctum Concilium establece que el Matrimonio deber celebrarse habitualmente dentro de la Misa, después de la lectura del Evangelio y de la homilía, antes de la «oración de los fieles». “La oración por la esposa, oportunamente revisada de modo que inculque la igualdad de ambos esposos en la obligación de mutua fidelidad, puede recitarse en lengua vernácula” explica y se añade que, si el sacramento del Matrimonio se celebra sin Misa, tiene que leerse al principio del rito, la epístola y el Evangelio de la Misa por los esposos e impartirse siempre la bendición nupcial.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí