La dirección espiritual un camino hacia la santidad

0
189

Cuando hablamos de dirección espiritual, seguramente vienen muchas preguntas a tu cabeza, empezando por ¿qué es un director espiritual? ¿en qué consiste la dirección espiritual? ¿qué cualidades debería tener mi director espiritual? ¿debería de tener uno?   

San Francisco de Sales afirmaba que existen tres cualidades fundamentales para el director espiritual: la caridad, la ciencia y la prudencia. ¿Acaso no son estas las cualidades que buscamos en un amigo? Y si has anhelado tanto un acercamiento con Jesús, ¿no sería el director espiritual la persona ideal para proporcionarte herramientas para llegar hasta Él? 

Un director espiritual es una mano amiga que te ayuda a caminar firme en la fe y que a través del don del consejo potencia tus dones y carismas para ponerlos al servicio de Dios y de los demás. Es aquel que refleja el rostro de Cristo, que te ayuda a ver el rostro de Cristo en los demás, y por supuesto, te impulsa a reflejarlo también a través de la vivencia de las virtudes.  

La Exhortación Apostólica Menti Nostrae, escrita por el Papa Pío XII, en su apartado 27, nos ilumina con estas palabras: “pidan consejo y acepten la ayuda de quien, con sabia moderación, puede guiar su alma, indicarles los peligros, sugerirles los remedios oportunos, y en todas las dificultades internas y externas, les puede dirigir rectamente y encaminarlos’’. Y es que el director espiritual hace eco de la acción del Espíritu Santo en nuestras vidas. 

Es importante que, al momento de optar por una dirección espiritual, consideremos tres puntos clave: la fe, que nos orienta a conocer la doctrina apostólica; la pureza, que incluye la frecuencia a la Eucaristía y participar de todas sus partes; y la vocación, que está ligada a la constante comunicación con Dios y a dar respuesta a la misión que nos ha encomendado.  

Sin duda, la dirección espiritual busca simplificar, desde los ojos de Dios, la complejidad de la realidad humana que día a día nos absorbe. Si estás en la búsqueda de tu mejor versión y conocer el propósito de Dios para con tu vida, es momento de buscar la dirección espiritual.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here