La anunciación fue un “Sí” valiente a Dios, para cambiar la historia

El 25 de marzo nos recuerda la manera valiente de una doncella de Nazaret que respondió con "Sí" al mandado de Dios.

0
844

Cada año para esta fecha, la Santa Iglesia celebra la Solemnidad de la Anunciación del Señor. Este día se conmemora una decisión que cambió el curso de la historia radicalmente, María concibe a Jesús, bajo el plan salvífico del Padre.

“Bendita entre las mujeres”

El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios” (Lc. 1, 35), este fue el dialogo del mensajero de Dios para dar la noticia a la Madre, danto como resultado que la “bendita entre las mujeres” aceptara; sin embargo, pudo haber dicho que no.

De esta manera, es como el amor infinito del Padre ingresa a la historia, revelando grandes milagros de la encarnación del Hijo del Dios. De hecho, la Solemnidad de la Anunciación se celebra nueve meses antes de la Navidad. Es considerada como el detenimiento al pasaje bíblico del relato en el encuentro del ángel con la Virgen.

El milagro de la vida

Albergando por nueve meses la vida que salvaría al mundo, cada instante era una confirmación al plan de Dios, que, por naturaleza humana, sería comprendida hasta tiempo después. Grandeza, dignidad e incalculables milagros, le esperaban a María y a su pequeño. Dios por su naturaleza, abrazó el destino de ambos y quiso que este proceso fuese completamente divino, por lo que el tiempo de la encarnación se desarrollo de inmediato. Al primer instante de vida, el mundo celebró el nacer de su salvador, el día que Jesús nació.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí