Honduras urge de disposición para recibir los dones del Espíritu Santo

Con la celebración de la solemnidad de Pentecostés, somos llamados a renovarnos en el amor, la solidaridad y la misión

0
56

El Señor, prometió a los apóstoles su permanente compañía a través de su Santo Espíritu y esta promesa se cumple en Pentecostés 50 días de la Pascua. Al referirnos al Espíritu Santo, no puede dejarse de lado los frutos que recíbimos si estamos dispuestos a vivirlos, porque son un medio de santificación. El Padre Rodolfo Varela, Sacerdote de la Arquidiócesis de Tegucigalpa y quien previo a su formación sacerdotal perteneció a la Renovación Carismática Católica (RCC), manifiesta que “El Consolador”, como es llamado, es tan generoso que derrama todos sus dones, frutos y carismas siempre, porque Dios no se deja ganar en bondad y generosidad, porque como dice en la Palabra de Dios, “Donde abundó el pecado sobreabundó la gracia”. “Honduras lo que necesita hacer es abrirse al Espíritu Santo”, señaló.

FRUTOS

Los frutos del Espíritu Santo son 12: amor, castidad, continencia, modestia, fidelidad, mansedumbre, bondad, benignidad, longanimidad, paciencia, paz y alegría. Estos, ya han sido confiados a nuestro país, sin embargo, no han sido bien recibidos, sino no lamentaríamos la realidad que acontece donde predomina la desigualdad, injusticia y corrupción, todo lo contrario, a los frutos, esto es el resultado de no estar abiertos a la inspiración de Dios. De igual manera, Irma López, miembro de la RCC, expresa que “El amor es el principal fruto que debe predominar dentro de nuestra sociedad, porque si tanta falta hace a veces en nosotros, los mismos cristianos, cuánto más en los que están lejos de Dios o los que no le conocen”.

MISIÓN EVANGELIZADORA CON EL ESPÍRITU SANTO

1 AMOR

El Señor en sus palabras mencionaba a sus discípulos en que la manera en que ellos iban a lograr que los demás se acercaran es cuando lograran ver cuánto se aman: “Cuando vean cómo se aman vendrán los demás”. El amor debe predominar, si en verdad nos amaramos no nos limitaríamos y no sucedieran tantas cosas.

2 PRUDENCIA

El dominio de nosotros mismos es básico. Este, acompañado de la prudencia, nos ayuda a actuar en el momento cómo debemos hacerlo. Al igual que escuchar, callar como la Virgen, que todo lo guardaba en su corazón.

3 SOLIDARIDAD

La caridad es necesaria para salir de nosotros mismos. Debemos de ser capaces de ayudar, extender la mano al caído, de ayudar al que necesita, compartir lo que tenemos. A veces somos tan egoístas que no somos capaces de desprendernos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí