Francisco: “Hay que pedir la gracia de sorprendernos cada día por los dones de Dios”

0
367

Como cada domingo, el Papa Francisco en la Plaza de San Pedro realizó su reflexión previo al rezo del Ángelus, y luego de saludar a la multitud que se reúne en dicho lugar. dijo que hoy el Evangelio nos muestra a Jesús que devolvió la vista a un hombre ciego de nacimiento. Pero este prodigio no es bien recibido por varias personas y grupos: los discípulos buscan un “culpable”, los vecinos se muestran “escépticos” y los padres del hombre sanado “temen a las autoridades religiosas y no se pronuncian”. El Evangelio de hoy muestra “cómo procede Jesús” y cómo procede “el corazón humano”: el corazón humano bueno, el corazón humano tibio, el corazón humano timorato, el corazón humano valiente. 

En todas estas reacciones, emergen corazones cerrados frente al signo de Jesús, por varios motivos: porque buscan un culpable, porque no saben sorprenderse, porque no quieren cambiar, porque están bloqueados por el miedo. Y tantas situaciones se parecen a esto hoy. Ante algo que realmente es un mensaje de testimonio de una persona, es un mensaje de Jesús, caemos en esto: buscamos otra explicación, no queremos cambiar, intentamos buscar una salida más elegante que aceptar la verdad.

El Pontífice prosiguió diciendo que el único que reacciona bien es el ciego: feliz de ver, testimonia lo que le ha sucedido de la forma más sencilla: “Era ciego y ahora veo”. Primero se veía obligado a pedir limosna y sufría los prejuicios de la gente: “es pobre y ciego de nacimiento, debe sufrir, debe pagar por sus pecados o por los de sus antepasados”. Ahora, libre en el cuerpo y en el espíritu, da testimonio de Jesús: no inventa nada y no esconde nada. 

Ante este hecho, el Santo Padre invitó a los fieles a preguntarse qué posición tomamos ante esta escena del Evangelio, qué hubiéramos dicho entonces, y, sobre todo, qué hacemos “hoy”

¿Sabemos ver el bien y ser agradecidos por los dones que recibimos? Así como lo hizo el ciego Me pregunto: ¿cómo es mi dignidad? ¿Cómo es tu dignidad? ¿Testimoniamos a Jesús o difundimos críticas y sospechas? ¿Somos libres frente a los prejuicios o nos asociamos a los que difunden negatividad y chismes? ¿Estamos felices de decir que Jesús nos ama y nos salva o, como los padres del ciego de nacimiento, nos dejamos enjaular por temor a lo que pensará la gente? Además, fue muy enfático al decir que los tibios de corazón no aceptan la verdad y no tienen el coraje de decir: “No, esto es así”. Estas palabras de Francisco sin duda que cuestionan nuestra forma de ser y actuar, pero nos comprometen a cambiar nuestra vida.

En el día en que la Iglesia recuerda a San José, padre de Jesús, su Santidad culminó diciendo que hay que pedir la gracia de sorprendernos cada día por los dones de Dios y de ver las diferentes circunstancias de la vida, también las más difíciles de aceptar, como ocasiones para obrar el bien, como hizo Jesús con el ciego. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí