Francisco bendice imagen de la Virgen de la Medalla Milagrosa

 

Con la bendición de Francisco esta mañana en el Vaticano, comienza la peregrinación a Italia de la Sagrada efigie mariana, de la Familia Vicentina 190 años después de las apariciones a Santa Catalina Labouré.

«Será un signo de la cercanía de María Madre de la Iglesia a las personas heridas por la pandemia», explica el Padre Valerio Di Trapani

Por iniciativa de los hijos espirituales de San Vicente de Paúl, la efigie de la Virgen de la Medalla Milagrosa comenzará el próximo 1 de diciembre una peregrinación entre las regiones italianas, hoy particularmente marcadas por el sufrimiento y la pobreza causados por la pandemia.

El Padre Valerio Di Trapani afirmó que para todos ellos la bendición de Francisco es un verdadero envío en esta misión, que durará al menos un año, que llevará la imagen de «María peregrina» a las comunidades y parroquias de toda Italia que quieran acogerla.

Es una misión con la que María continúa la que comenzó con las apariciones de 1830: la Virgen visita a su pueblo, lo bendice y nos recuerda que siempre estará con nosotros.

También en  Italia

El Padre Valerio Di Trapani explicó que los vicentinos no piensan hacer una propuesta propia a la Iglesia, sino simplemente responder a la propuesta que María hizo a su comunidad y, en particular, a las Hijas de la Caridad, a la que pertenecía Santa Catalina.

Tras recordar que la historia de la Medalla Milagrosa y de las apariciones muestra que fue María quien incitó, instó, a la vidente religiosa Catalina Labouré que confió tímidamente todo a su Padre espiritual, añadió:

“De la misma manera, en este año difícil no somos los creadores de esta iniciativa, sino que nos limitamos a responder a la llamada de María de hace 190 años que la Virgen sigue dirigiendo hoy en día. Hoy sentimos que este tiempo de prueba es una oportunidad para decir que Dios está con nosotros, en medio de nosotros, y la Virgen María nos abre el camino para encontrarnos con Cristo y el Padre”

En cuanto a su mensaje a Santa Catalina María el Padre Valerio Di Trapani destaca que fue dirigido especialmente a los jóvenes y a los pobres, por lo que quieren reafirmar, una vez más, que:

“María, el Señor, está cerca de los jóvenes, de los pobres y, por supuesto, de toda la Iglesia en este tiempo de particular fragilidad”.

Nueva llamada a anunciar el Evangelio a los pobres

De ahí que para ellos estas palabras de María sean una nueva llamada a anunciar el Evangelio a los pobres y  en este momento  a anunciar el Evangelio a la gente que vive en la desolación también por lo que está pasando.

“Pero más allá de la pandemia, queremos subrayar que Dios siempre está con nosotros, María siempre está con nosotros. Queremos repetir esto a todas las personas: en primer lugar, a los últimos, a los más pobres, a los más abandonados, a los más probados en este tiempo en que la pobreza crece”

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here