El secuestro: Una realidad que acongoja a muchas familias hondureñas

La Dirección Policial de Investigaciones, en lo que va del año, ya registra 12 denuncias por este delito

0
144

 “Hace más de un año mis días no son iguales, se acabaron las celebraciones, porque mi vida cambió en tan solo 10 minutos. Mi hijo iba a dejarme almuerzo a mi trabajo, unos tipos lo interceptaron, lo bajaron del carro y me lo secuestraron. Desde ese día inició la búsqueda. He pegado infinidad de afiches con su rostro en diferentes lados e incluso he subido información a las redes sociales con la esperanza de poder saber algo de él, pero nada. Ya no tengo lágrimas de tanto que he llorado, ahora solo me queda poder recordar que este año terminaba sus estudios secundarios, pero confió en Dios que él volverá a su cuarto y lo abrazaré. Yo le prometí desde que era un niño que nunca lo dejaría y seguiré buscándolo con la fe puesta en el Padre Celestial”. Este es el relato de una madre que busca de manera desesperada a su hijo.

Y es que, testimonios como estos hay muchos en Honduras, de familias que lamentablemente lloran a uno de sus seres queridos y no porque haya fallecido, sino porque han sido víctimas del secuestro.

Incidencias

El Clase 1 Jorge Lobo, miembro de la Unidad Antisecuestros de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI), explica que, en relación a años anteriores como en el 2013, se podría decir que ha disminuido este delito, ya que ese año se cerró con más de 90 casos y en lo que va de 2021 solo se registran 12, mientras que en 2020, no se reportaron muchas denuncias.

Según la DPI, los departamentos que más acusaciones de esta índole reportan son: Cortés, Atlántida, Yoro, Copán, Santa Bárbara y El Paraíso, y la forma más común de llevar a cabo este flagelo, es esperar a la víctima en un lugar solo, si tiene vehículo lo despojan de él, luego llevan a la persona a algún lugar fuera de la ciudad y, días después piden una determinada cantidad monetaria a los familiares. Además, Lobo agrega que solo en este año dicha institución de seguridad ha capturado por esta infracción a unas 40 personas y ha desarticulado 4 bandas que se dedicaban a estas acciones que son penadas por la ley.

Realidad

Según autoridades del Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos (CIPRODEH), las cifras de secuestros que registran las autoridades de la DPI se quedan cortas, ya que ellos de manera frecuente, atienden las denuncias de personas que les piden ayuda para resolver estos casos. Carlos Sierra, coordinador de proyectos de esta organización, explica que la población que más está siendo raptada son los jóvenes entre 14 y 18 años, panorama que se está volviendo más frecuente en los últimos años.

Sierra adiciona que “Producto de estos actos ilícitos, se ha aumentado el desplazamiento de las familias que cambian de lugar de residencia, porque son amenazadas por los secuestradores al no cumplir sus exigencias, pero el otro panorama es que muchas personas efectúan los pagos requeridos por las estructuras criminales y lo más grave es que no le regresan a su familiar y ahí la situación se vuelve más complicada”.

Apoyo

Otra de las instituciones que apoya a los familiares que han sido víctimas de secuestro, es la Pastoral de Movilidad Humana (PMH). La hermana Nyzelle Dondé, coordinadora de este brazo social de la Iglesia, manifiesta que ellos ofrecen terapia psicosocial, al igual le proporcionan a los familiares orientación de donde se pueden abocar, a que institución de Gobierno acercarse para que este proceso de búsqueda sea más fácil. La PMH cuenta con seis comités a nivel nacional que son los que apoyan en las diferentes comunidades.

1 Consejos

Para evitar ser víctima de secuestro, las autoridades recomiendan no hacer comentarios con amigos o familiares acerca de los logros financieros, además, evitar pasar por lugares poco transitables y en la medida de lo posible buscar rutas alternas para llegar a casa.

2 Penado

Todo delito es sancionado, aunque sea una simulación de secuestro, que es una práctica que los jóvenes realizan en algunas ocasiones, fingiendo una privación de libertad para obtener dinero extra con la familia. Este acto es castigado con cárcel por un periodo de 3 a 6 años.

3 Términos

El “secuestro express”, llamado también “paseo millonario”, es la custodia de una persona por varias horas por un tiempo limitado, obligándola a entregar su dinero. Este delito es frecuente en las principales ciudades y no es penado por la legislación, debido a las pocas denuncias que se interponen.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here