“El llamado de Jesús a su apóstol incrédulo es también un llamado a todos nosotros”

veces de las dudas sacamos grandes enseñanzas para el camino de la vida, el apóstol Tomás, es reconocido principalmente, por haber dudad

La misa de hoy viernes 3 de julio fue oficiada por el rector de la Basílica padre Carlo Magno Núñez quien en su homilía manifestó que la duda de Santo Tomás “muestra que ni era ni obvio ni sencillo, llegar a la idea de la resurrección, Cristo había hablado muchas veces, de que iba a ser entregado, de que iba a morir y que iba a resucitar, sin embargo todo debía sonar para ellos con un tono enigmático y los discípulos poco entendieron de lo que el Señor les hablaba”.

El padre Magno se refirió al pasaje de Lucas 18, versículos del 31 al 34 “cuando Jesús tomando aparte a los 12 les dijo, “miren subimos a Jerusalén, se cumplirán todas las cosas que están escritas por medio de los profetas acerca del Hijo del Hombre, pues será entregado a los gentiles y será objeto de burla, afrentado y escupido y después de azotarle le matarán, pero al tercer día resucitará”.

Pero los apóstoles no comprendieron nada de esto, dijo “estaban con la mente embotada y no entendían lo que les decía, lo sucedido después, por el apóstol Tomás, muestra hasta donde es verdad que ellos no comprendían nada de este asunto de la resurrección, así pues la duda de Tomás muestran cual era su pensamiento y cuan dispuesto estaban ellos para aceptar algo a lo que no sabían ni siquiera que decir”.

Además dijo que la consecuencia de esto es que si luego los vemos convencidos de la resurrección del Señor y hasta el punto de dejarse matar, tal convicción no pudo haber venido de ellos mismos, el resucitado por así decirlo, tuvo que imponerse a las barreras de la incomprensión, de la ignorancia, de la incredulidad de los suyos.

El sacerdote sostuvo que “el llamado de Jesús a su apóstol incrédulo es también un llamado a todos nosotros, hombres y mujeres de este tiempo hazte creyente, como si nos dijera abre tu corazón a la posibilidad de la victoria de Dios, más allá de las evidencias del dolor, de la injusticia de la muerte, como el tiempo que hoy estamos viviendo”.

Hacerse creyente manifestó “es entrar activamente en el seguimiento de aquel que no se detuvo del espanto de la cruz y que fue arrastrado pero así alcanzó la gloria para salvarnos, no es asunto solamente de admitir una verdad, como quien admite la lógica de la demostración de un teorema de geometría, es reconocer que vale la pena seguir el camino de Jesús y que más allá de los fracasos o dudas, su victoria es nuestra victoria y Tomás reconoce a Cristo como su Señor su Dios”.

El presbítero dijo que el Señor Jesús llama bienaventurados a los que crean con menos signos, es decir a los que no reclaman signos para creer, no tengamos temor de apropiarnos de esta bienaventuranza y de considerarnos felices en Cristo si movidos por el Espíritu Santo, hemos

llegado a conocer el amor que dios nos tiene y hemos llegado a creer en él, por eso nos dice en esta bienaventuranza es bendito sin haber visto la fe nos lleva a esa convicción concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here