El Cardenal Rodríguez: un vínculo de paternidad, cercanía y amistad

A sus 79 años, la vida del Arzobispo de Tegucigalpa ha impactado no solo en la Iglesia, sino en otros ámbitos

0
1052

El aporte del Cardenal Rodríguez no solo es religioso sino social y ha servido para iluminar diferentes momentos históricos, logrado por su gran conciencia y el deseo ferviente de luchar por una mejor nación.

Ejemplo

Definido como un modelo a seguir por sus virtudes y su forma coherente de celebrar la fe, el Cardenal Óscar Andrés Rodríguez, motiva a seguir a Cristo sin desfallecer. El Padre Juan Hernández, prefecto académico del Seminario Mayor, expone que “Su sinceridad, su comprensión y el saber mirar en las personas algo que siempre es de Dios, el cardenal ve cualidades que nadie observa porque ve con los ojos de Dios”. El presbítero reconoce el sinfín de buenas actitudes que desea aprender de su “padre” como lo ha definido.

Constructor

El Padre Carlo Magno Núñez, dadas sus funciones como Vicario General de la Arquidiócesis de Tegucigalpa, ha estado muy de cerca del Cardenal Rodríguez, a quien considera como ‘’Un hombre que educa con el ejemplo, un incansable servidor del Señor’’. Por su parte, el Padre Tony Salinas, destaca que el Cardenal Rodríguez, ‘’Ha significado un regalo de Dios ya que ha sabido imprimir dinamismo y vitalidad a la Iglesia’’. Es un instrumento de Dios para mi vida, remarcó el Padre Salinas, resaltando que él siempre ha buscado potenciar los talentos que Dios ha dado.

Cercano

La incidencia del Cardenal Rodríguez, llega también al ámbito vocacional, tal es el caso de Abraham Gálvez, seminarista de la Arquidiócesis de Tegucigalpa, quien retornó al seminario once años después de un profundo discernimiento. Él afirma que “Fue allí donde experimenté el apoyo incondicional y la cercanía de Su Eminencia. Él confió en mí y me ayudó a retomar el ritmo de la formación sacerdotal”. El ejemplo que los seminaristas observan y la forma en cómo él busca estar cerca, le convierten en padre y modelo, concluyó Gálvez. Los movimientos, reconocen en el Cardenal Rodríguez a un amigo e impulsor de iniciativas. Gloria Flores de Cursillos de Cristiandad, expresa que “Ha sido un pastor y amigo cercano, acompañando nuestro crecimiento en la fe”. Lo importante que ha sido la figura de Su Eminencia para la Iglesia, para las parroquias, para las comunidades y para personas en particular, es solo la confirmación de que ha pasado haciendo el bien.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here