Curiosidades de Santo Domingo Savio

En registros de la Santa Sede, encontramos que según testimonios de quienes le conocieron, dicen que no era pequeño de estatura, pero si delgado, casi débil. Además prefería escuchar que hablar. Le calificaban de humilde y respetuoso de todos, cuentan que tenía una habilidad natural para apaciguar las discusiones y peleas, que en aquella edad entre sus compañeros, brotaban casi naturalmente.    

Domingo nació el 2 de abril de 1842 en la provincia de Turín, en el norte de Italia, en una familia humilde y muy fervorosa. Ya desde tierna edad decidió imitar fielmente a Jesús, alejándose de cuanto lo pudiera alejar de El.

Compartimos algunos datos de la vida y hechos de Santo Domingo Savio

  • A los 7 años hizo su primera comunión y a los 12 entró en el Oratorio de San Juan Bosco.
  • La primera biografía de la vida de Domingo fue escrita por su maestro San Juan Bosco.
  • En cierta ocasión, nadie lo encontraba en el Oratorio y después de buscarlo afanosamente por todos los lugares, Don Bosco lo halló ante el sagrario, se había quedado absorto ante la Eucaristía durante siete horas.
  • Le horrorizaba el pecado, sobre todo, el de impureza. La Virgen le alumbró rescatándole de las malsanas curiosidades de esas edades de la adolescencia contra las que luchaba titánicamente consagrándose a la Inmaculada.
  • Era caritativo, humilde, devoto de Jesús Sacramentado y de María, experimentaba también un gran amor por el Santo Padre.
  • Era de salud delicada, y en 1857 se agravó con una pulmonía. El médico aconsejó que viajara a otra ciudad para reponerse. Al despedirse, intuyendo su pronta muerte, se dirigió a Don Bosco y a sus compañeros, diciéndoles: “Nos veremos en el paraíso”.
  • Domingo murió a tan sólo 15 años de edad, el 9 de marzo de 1857.
  • Voló al cielo después de haber recitado las oraciones que se leían a los agonizantes. Sus últimas palabras fueron: “Papá, ya es hora […]. Adiós, querido papá, adiós. ¡Oh, qué hermosas cosas veo!”.
  • Su Santidad Pío XII lo beatificó el 5 de marzo de 1950, y también lo canonizó el 12 de junio de 1954.

Oración a Santo Domingo Savio

Señor Dios todopoderoso, que nos has revelado que el amor a Dios y al prójimo es el compendio de toda tu ley, haz que, imitando la caridad de San Domingo Savio seamos contados un día entre los elegidos de tu reino. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo. Amén

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here