“Cristo resucitado es esperanza para quienes aún sufren la pandemia” Francisco

Con motivo de la Pascua, el Papa Francisco impartió la tradicional bendición Urbi et Orbi, a todo el pueblo de Dios. En su mensaje, el Papa recordó que “Cristo resucitado es esperanza para quienes aún sufren la pandemia, para los enfermos y para quienes han perdido a un ser querido”.

El Pontífice criticó que en medio de esta crisis sanitaria, es escandaloso que “los conflictos armados no cesan y los arsenales militares se fortalecen”, por lo que el anuncio de la resurrección da esperanza a toda la humanidad. “Que el Señor les dé consuelo y apoye la labor de médicos y enfermeras. Todos, especialmente las personas más frágiles, necesitan asistencia y tienen derecho a tener acceso a la atención necesaria”.

El Vicario de Cristo instó a todos a “luchar contra la pandemia y las vacunas son una herramienta fundamental para esta lucha. En el espíritu de un “internacionalismo de las vacunas”, insto a toda la comunidad internacional a un compromiso compartido para superar los retrasos en su distribución y facilitar su intercambio, especialmente con los países más pobres”.

MENSAJE URBI ET ORBI DEL
SANTO PADRE FRANCISCO

PASCUA 2021

Basílica de San Pedro, Domingo 4 de abril de 202 1

Queridos hermanos y hermanas, ¡feliz Pascua! ¡Feliz, santa y pacífica Pascua!

Hoy el anuncio de la Iglesia resuena en todas partes del mundo: “ Jesús, el crucificado, ha resucitado, como dijo. Aleluya “.

El anuncio de Pascua no muestra un espejismo, no revela una fórmula mágica, no indica una vía de escape ante la difícil situación que atravesamos. La pandemia todavía está en pleno apogeo; la crisis social y económica es muy grave, especialmente para los más pobres; a pesar de esto -y es escandaloso- los conflictos armados no cesan y los arsenales militares se fortalecen. Y este es el escándalo de hoy.

Ante, o mejor dicho, en medio de esta compleja realidad, el anuncio pascual contiene en pocas palabras un acontecimiento que da esperanza que no defrauda: “Jesús, el crucificado, ha resucitado”. No nos habla de ángeles o fantasmas, sino de un hombre, un hombre de carne y hueso, con rostro y nombre: Jesús. El Evangelio da fe de que este Jesús, crucificado bajo Poncio Pilato por haber dicho ser el Cristo Hijo de Dios, resucitó al tercer día, según las Escrituras y como él mismo lo había predicho a sus discípulos.

El crucifijo, no otro, ha resucitado. Dios Padre resucitó a su Hijo Jesús porque cumplió su voluntad de salvación hasta el final: tomó sobre sí nuestras debilidades, nuestras debilidades, nuestra misma muerte; sufrió nuestros dolores, llevó el peso de nuestras iniquidades. Porque este Dios Padre lo ha exaltado y ahora Jesucristo vive para siempre, y Él es el Señor.

Los testigos relatan un detalle importante: Jesús resucitado lleva las heridas en las manos, los pies y el costado. Estas plagas son el sello perenne de su amor por nosotros. Cualquiera que sufra una prueba severa, en cuerpo y espíritu, puede refugiarse en estas heridas, recibir a través de ellas la gracia de la esperanza que no defrauda.

Cristo resucitado es esperanza para quienes aún sufren la pandemia, para los enfermos y para quienes han perdido a un ser querido. Que el Señor les dé consuelo y apoye la labor de médicos y enfermeras. Todos, especialmente las personas más frágiles, necesitan asistencia y tienen derecho a tener acceso a la atención necesaria. Esto es aún más evidente en este momento en el que todos estamos llamados a luchar contra la pandemia y las vacunas son una herramienta fundamental para esta lucha. En el espíritu de un “internacionalismo de las vacunas”, insto a toda la comunidad internacional a un compromiso compartido para superar los retrasos en su distribución y facilitar su intercambio, especialmente con los países más pobres.

El Crucifijo Resucitado es un consuelo para quienes han perdido su trabajo o atraviesan serias dificultades económicas y carecen de una protección social adecuada. Que el Señor inspire la acción de los poderes públicos para que a todos, especialmente a las familias más necesitadas, se les ofrezca la ayuda necesaria para un adecuado sustento. Lamentablemente, la pandemia ha aumentado drásticamente el número de pobres y la desesperación de miles de personas.

“Es necesario que los pobres de todo tipo vuelvan a la esperanza”, dijo San Juan Pablo II en su viaje a Haití . Y mi pensamiento y aliento van al querido pueblo haitiano en este día, para que no se sienta abrumado por las dificultades, sino que mire al futuro con confianza y esperanza. Y diría que mi pensamiento va especialmente a ustedes, queridísimas hermanas y hermanos haitianos: estoy cerca de ustedes, estoy cerca de ustedes y me gustaría que los problemas se resolvieran definitivamente para ustedes. Oro por esto, queridos hermanos y hermanas haitianos.

Jesús resucitado es también esperanza para muchos jóvenes que se han visto obligados a pasar largas temporadas sin ir a la escuela o la universidad y compartir tiempo con amigos. Todos necesitamos vivir relaciones humanas reales y no solo virtuales, especialmente en la época en la que se forma el carácter y la personalidad. Lo escuchamos el viernes pasado en el Via crucis infantil. Estoy cerca de los jóvenes de todo el mundo y, en este momento, especialmente de los de Myanmar, que están comprometidos con la democracia, haciendo que sus voces se escuchen pacíficamente, conscientes de que el odio solo puede disiparse con el amor.

Que la luz del Resucitado sea fuente de renacimiento para los migrantes que huyen de la guerra y la miseria. En sus rostros reconocemos el rostro desfigurado y sufriente del Señor que sube al Calvario. Que no les falten signos concretos de solidaridad y fraternidad humana, prenda de la victoria de la vida sobre la muerte que celebramos en este día. Doy las gracias a los países que acogen generosamente a los que sufren y buscan refugio, especialmente el Líbano y Jordania, que acogen a muchos refugiados que han huido del conflicto sirio.

Que el pueblo libanés, que atraviesa un período de dificultad e incertidumbre, experimente el consuelo del Señor Resucitado y sea apoyado por la comunidad internacional en su vocación de ser tierra de encuentro, convivencia y pluralismo.

Cristo, nuestra paz, haga cesar finalmente el rugido de las armas en la amada y atormentada Siria, donde millones de personas viven ahora en condiciones inhumanas, así como en Yemen, cuyos acontecimientos están rodeados de un silencio ensordecedor y escandaloso, y en Libia, donde finalmente se ve la salida de una década de contención y enfrentamientos sangrientos. Todas las partes involucradas deben hacer un esfuerzo efectivo para poner fin a los conflictos y permitir que los pueblos cansados ​​de la guerra vivan en paz y comiencen la reconstrucción de sus respectivos países.

La Resurrección, naturalmente, nos lleva a Jerusalén. Por ello imploramos al Señor por la paz y la seguridad ( cf Sal 122), para que responda a la llamada a ser un lugar de encuentro donde todos puedan sentirse hermanos, y donde israelíes y palestinos redescubran la fuerza del diálogo para llegar a una situación estable. solución, que ve a dos Estados conviviendo uno al lado del otro en paz y prosperidad.

En esta fiesta, mi pensamiento también vuelve a Irak, que tuve la alegría de visitar el mes pasado , y que rezo para que continúe el camino de pacificación emprendido, para que se cumpla el sueño de Dios de una familia humana hospitalaria. dando la bienvenida a todos sus hijos. [1]

Que la fuerza del Resucitado apoye a las poblaciones africanas que ven su futuro comprometido por la violencia interna y el terrorismo internacional, especialmente en el Sahel y Nigeria, así como en la región de Tigray y Cabo Delgado. Que continúen los esfuerzos por encontrar soluciones pacíficas a los conflictos, respetando los derechos humanos y la santidad de la vida, con un diálogo fraterno y constructivo en un espíritu de reconciliación y solidaridad efectiva.

¡Todavía hay demasiadas guerras y demasiada violencia en el mundo! Que el Señor, que es nuestra paz, nos ayude a superar la mentalidad de guerra . Otorgue a los prisioneros en conflictos, especialmente en el este de Ucrania y Nagorno-Karabaj, que regresen sanos y salvos con sus familias e inspire a los gobernantes de todo el mundo a frenar la carrera por nuevas armas. Hoy, 4 de abril, se conmemora el Día Mundial contra las minas antipersonal, artefactos tortuosos y horribles que matan o mutilan a muchas personas inocentes cada año e impiden a la humanidad “caminar juntos por los caminos de la vida, sin temor a los peligros de la destrucción y la muerte”. . “. [2] ¡ Qué mejor sería un mundo sin estos instrumentos de muerte!

Queridos hermanos y hermanas, también este año, en varios lugares, muchos cristianos han celebrado la Pascua con severas limitaciones y, en ocasiones, sin siquiera tener acceso a las celebraciones litúrgicas. Oramos para que tales limitaciones, así como cualquier limitación a la libertad de culto y religión en el mundo, se eliminen y que cada uno pueda orar y alabar a Dios libremente.

Entre las muchas dificultades que atravesamos, no olvidemos nunca que hemos sido curados de las llagas de Cristo (cf. 1 P 2, 24). A la luz del Resucitado, nuestros sufrimientos se transfiguran. Donde hubo muerte ahora hay vida, donde hubo duelo, ahora hay consuelo. Al abrazar la Cruz, Jesús dio sentido a nuestros sufrimientos y ahora oramos para que los efectos beneficiosos de esta curación se extiendan por todo el mundo. ¡Feliz, santa y pacífica Pascua!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here