“Conviértanse y crean en el Evangelio”

En la Homilía del Primer Domingo de Cuaresma, el Padre Cecilio Rivera, vicario de la Basílica de Suyapa, hizo énfasis del mensaje del Señor arzobispo de Tegucigalpa, Cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga.

En el mensaje tomado del Evangelio de San Marco 1,12-15, el sacerdote explico que “hoy contemplamos a Jesús en el desierto. Lo primero que nos llama la atención es que el Espíritu empujo a Jesús al desierto, empujar indica el impulso interior que Jesús siente por dentro y que lo lleva al desierto, para asumir la gran lucha de la condición humana” detalló.

Al igual, el vicario leyó esas interrogantes que realiza el cardenal “¿Nos dejamos ’empujar’ por el Espíritu, o nos dejamos llevar por nuestras ambiciones, por nuestras necesidades, nuestros intereses personales? ¿Qué mueve en el fondo de nuestra vida?”

Además, se refirió al desierto de Judea, cerca del Jordán “El hombre contemporáneo huye del desierto le asusta la soledad y la ausencia de sonidos. Sin embrago el desierto es un lugar de encuentro profundo con nosotros mismos y con Dios; en el desierto podemos escuchar el silencio y la soledad, la voz de Dios. La voz que libera de verdad”

¿Cuáles son nuestras tentaciones?

Al igual se refirió a esos cuarenta días de Jesús en el desierto, que hacen referencia a los cuarenta años de Israel en el desierto camino a la libertad. “Los cuarenta días, significan ese proceso de liberación de Jesús en la manera de vivir su misión de la fidelidad al Padre.”

Además, el sacerdote hizo énfasis, que “Satanás es el símbolo de ambición de poder que se esconde dentro de cada ser humano y que domina nuestro mundo. Satanás representa también los poderes perversos que se adueñan de la humanidad. Es impresionante contemplar a Jesús ‘tentado’ como un hombre cualquiera. Podemos imaginar a Jesús en el desierto, tentado débil, sometido a la crisis, a la oscuridad, pero a la vez, firme en su camino, de fidelidad al Padre.”

El vicario igual prosiguió con esas preguntas ¿cuáles son nuestras tentaciones? ¿Y cómo vamos a tratar de vencerlas en esta cuaresma?

¿Qué significa que Jesús viva con las fieras y que los ángeles le servían?

“’Vivía con las fieras y los ángeles le servían’ ¿Qué significa que Jesús viva con las fieras y que los ángeles le servían? Las fieras representan todas nuestras interferencias personales como son nuestros miedos, necesidades, nuestras ambiciones que dificultan vivirnos en la fidelidad a Dios, y representa también seres violentos de la tierra, evocan los peligros que amenazaran a Jesús. Nosotros también convivimos en nuestra vida con las ‘fieras’ y con los ángeles, que son todos y todo lo que nos alienta a continuar con esperanza.”

“Conviértanse y crean en el Evangelio”

Al igual el Cardenal Rodríguez, en la voz del padre Cecilio puntualizó “Conviértanse y crean en el Evangelio…” Conviértanse que quiere decir también de dirección de manera de ver las cosas. La palabra conversión, se puede traducir: conviértanse, déjense convertir: Dejen que el mismo Jesús anunciador del Reino transforme su vida. No nos convertirnos nosotros.

Como sugiere el Evangelio de hoy, durante cuarenta días de la Cuaresma, los cristianos estamos llamados a seguir a Cristo en el desierto” para afrontar y vencer con Él al espíritu del mal. Se trata de una lucha interior, de la que depende el planteamiento concreto de la vida: solo venciendo el mal en nuestro corazón se prepara el camino de justicia y de la paz, tanto en el plano personal, como en el ámbito social. En el actual contexto de la pandemia que estamos viviendo sentimos con mayor fuerza la llamada a una profunda conversión y convertir nuestro corazón a la paz verdadera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here