Causas, síntomas y consecuencias del insomnio

El insomnio es un trastorno del sueño común. Consiste en una reducción de la capacidad para dormir, pudiendo manifestarse de diversos modos que dan lugar a diferentes tipos de insomnio. Insomnio de inicio: problemas para iniciar el sueño en menos de 30 minutos. Insomnio de mantenimiento: Problemas para mantener el sueño, produciéndose despertares nocturnos de más de 30 minutos de duración, o despertando definitivamente de manera precoz consiguiendo un tiempo total de sueño escaso.

Causas de insomnio

Enfermedades metabólicas y hormonales, neurológicas, reumatológicas, digestivas, cardiovasculares y todas aquellas que pueden interrumpir el sueño por dolor, fibromialgia, cefaleas, o urológicas por la necesidad urgente de micción, infecciones, próstata, renales. También hay que considerar el embarazo y la menopausia.

Enfermedades psiquiátricas (ansiedad, depresión, esquizofrenia,), así como otras enfermedades del sueño que contribuyen a dormir menos o peor (síndrome de piernas inquietas, síndrome de apnea de sueño, parasomnias).

Síntomas

Los síntomas de insomnio pueden incluir lo siguiente, dificultad para conciliar el sueño a la noche, despertarse durante la noche, despertarse muy temprano, no sentirse bien descansado después del sueño nocturno, cansancio o somnolencia diurnos, irritabilidad, depresión o ansiedad, dificultad para prestar atención, concentrarse en las tareas o recordar, aumento de los errores o los accidentes, preocupaciones constantes respecto del sueño

Consecuencias del insomnio

Sensación de cansancio, fatiga o falta de energía, mayores probabilidades de ansiedad, depresión y stress, menor calidad de vida, mayor probabilidad de accidentes de tránsito y/o laborales, deterioro neuro-cognitivo (pérdida de memoria, trastornos de atención y aprendizaje).

¿Qué podemos hacer para afrontar el insomnio?

Es importante cambiar los factores que están contribuyendo a perpetuar el insomnio. Es decir; cambiar los hábitos inadecuados, que en principio surgieron como un intento de paliar sus efectos negativos, cambiar los pensamientos erróneos que aumentan la preocupación, y reducir la elevada activación emocional asociada a estas variables. Al igual hay que evitar la toma de medicamentos sin prescripción médica. Cada caso debe ser individualizado, valorando los beneficios del tratamiento, si éste está realmente indicado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here