Cardenal Rodríguez: “el pecado del mundo, es en definitiva la ausencia del amor, la indiferencia ante el prójimo”.

0
619

En la Homilía de este Domingo 15 de enero presidida por Su Eminencia Cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga en la Basílica de Suyapa, expresó que el Evangelio de hoy “quiere subrayar que Jesús es el verdadero cordero de Dios que vienen a hacernos libres del pecado, que es la mayor de las esclavitudes, pero el Señor cordero pascual, nos libera del odio, del miedo, de la violencia”.

Además, el Arzobispo de Tegucigalpa, mencionó: “hoy se aprecia más la violencia, la fuerza, la destrucción, la guerra. Que importante es que reconozcamos a Jesús como el cordero de Dios que viene a quitar las actitudes agresivas y denominación, el Cordero inmaculado nos dice él apocalipsis, las actitudes que representan al Cordero de Dios, como que no encajan en el mundo de hoy, donde predomina la lucha la competición, la confrontación agresiva y vemos las sociedades confrontadas, enfrentadas divididas, como que son enemigas” enfatizó el Cardenal.

También comparó que “esa confrontación irracional es lo que hoy en día la política está vendiendo en el mudo, se les olvida la Palabra de Dios que dice: todo reino dividido perecerá; así no podemos seguir, por eso el mensaje del Señor es, que vengan a mí, y aprendan que soy manso y humilde de corazón y encontraran paz”

Pecado del mundo

En tanto puntualizó que pecado del mundo de hoy, “es todo lo que amenaza la vida dentro y fuera de nosotros, los millones de seres humanos forzados a la miseria y el hambre a causa de una injusta distribución de la riqueza, el comercio escandaloso de armas que sirve solo para quitar la vida y esa guerra tan injusta en Ucrania y ya se aproxima un año destrucción de muerte ¿para qué? para seguir sembrando odio y heridas irreconocibles”, señaló

Al igual se refirió a el pecado de la droga y todo el negocio alrededor de ello, donde marcó, que ojala los que se lucran de esto puedan comprender que se trata de un dinero maldito, elaborada con las sangre de tantísimas personas de nuestros conciudadanos hondureños que ya no quieren vivir en el país, porque aquí, se mata constantemente, por esa razón ese también pecado del mundo, expresó.

El egoísmo y violencia que confrontan a las familia dentro de ellas, todos esos abusos, sea de poder,  esas ambiciones descontroladas del egoísta  que quiere más y más, aunque sea dinero robado, todo eso hace que no nos miremos como hermanos si no como competidores, acentuó el Cardenal Rodríguez

Al termino del mensaje el Cardenal Rodríguez, expresó “el pecado del mundo, es en definitiva la ausencia del amor, la indiferencia ante el prójimo la marginación, por eso es preguntarnos ¿hay algo en mí que este ahogando la vida y mi capacidad de amar cada día?  ¿Cuáles son las actitudes que pueden favorecer la paz y reconciliación entre todos en una sociedad que no poder vivir en la crispación?  ¿Qué nos hace indiferente en la vida personal?  Por eso Jesús es el rostro del amor y la misericordia del padre hacia todos nosotros.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí