El presbítero Miguel Domínguez, de la parroquia Nuestra Señora de la Asunción de Jalostotitlán, en el estado de Jalisco, fue sorprendido con una llamada telefónica del Papa Francisco mientras celebraba la Santa Misa. Este peculiar hecho fue registrado en video, ya que debido a la pandemia del Covid 19, se estaba transmitiendo la celebración.

En el vídeo, se muestra al Padre Miguel predicando y cuando suena su celular se sorprende al ver quien le llama. Se retira por un momento a la sacristía sin decir el motivo a quienes le acompañan y sobre todo a quienes siguen la transmisión por las redes sociales. Posteriormente, siempre con la llamada, pone su teléfono en altavoz y se escucha parte de la conversación con el Santo Padre, en donde hace algunas preguntas por su estado de salud y termina con la bendición del Pontífice a la feligresía.

Este peculiar suceso no es la primera vez que sucede, ya que según confiesa el presbítero, se ha comunicado en reiteradas ocasiones con el Papa, pero como nace todo esto. El mismo lo explica señalando que en 2013, prestando su ministerio en el Pontificio Colegio Mexicano como director espiritual. A punto de cumplir 25 años, el entonces director espiritual escribió una carta al nuevo Papa Francisco. «En esa carta, le comentaba mi alegría de que él haya sido elegido por el Espíritu Santo y por los cardenales como el Sucesor de Pedro; le pedía su bendición para mí y mis compañeros que cumpliremos 25 años de sacerdocio el próximo mes de mayo, y le aseguraba mi oración ante el Padre Celestial y la Virgen de Guadalupe”. El Papa en ese momento, respondió con una llamada telefónica y desde allí, han mantenido comunicación.

El Padre Domínguez nació en 1959 en Capilla de Guadalupe, Jalisco. Ordenado el 21 de mayo de 1988 tuvo funciones pastorales de formación en la diócesis de san Juan de los Lagos. Especialista en teología dogmática por la Universidad Gregoriana, fue secretario ejecutivo de la Dimensión del Clero en la Conferencia del Episcopado Mexicano. Su hermano Rafael también optó por el ministerio sacerdotal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here