Valores, razón y fe | Pro Patria

0
1093

“Jesucristo, Señor de la historia, te necesitamos”. Hemos repetido esta invocación, que parece un grito de auxilio y, en cierto modo lo es, pero que es ante todo una oración cargada de fe y de esperanza. Confiamos en el Señor, cuando oramos por la patria. Y en este primer domingo y primera semana de Adviento nuestra plegaria se eleva al Dios providente por esta amada tierra. Hemos pedido discernimiento, para votar con inteligencia y rectitud; hemos pedido paz, para que se aleje de nosotros la violencia, el fraude y la descalificación. Seguimos en oración para que el escrutinio se realice con transparencia, respetando la voluntad estrictamente, sin apartarnos en nada de la Ley.

Añoramos una administración entregada a la construcción del bien común, generadora de empleo, luchando por erradicar la pobreza, la corrupción y la impunidad. Necesitamos recuperar los jirones de soberanía perdidos y tantos dineros ocultos en cuentas bancarias indignas.

Desde los primeros siglos, la Madre Iglesia nos ha inculcado orar por nuestros gobernantes, y con más razón si creemos que tal vez no tengan las luces necesarias o la voluntad política para hacer un buen gobierno. Si no votamos por ellos, razón de más para incluirlos en nuestras plegarias. N u e s t r a oración por la patria y los nuevos gobernantes no deberá cesar con la declaratoria de ganadores, ni con su toma de posesión, sino prolongarse en el tiempo a lo largo de su gestión. Y mientras tanto, cada quien a hacer la tarea que le corresponde, sin esperarlo todo de papá gobierno.

Invoquemos también a nuestra madre, María de Suyapa, para que vele por todos sus hijos en esta hora crucial de nuestra Patria. “Jesucristo, Señor de la historia, te necesitamos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here