“Tenemos, la gran responsabilidad de anunciar a Cristo crucificado y resucitado animado por el soplo del Espíritu de amor” pidió el Papa Francisco 

0
216

El Pontífice indicó que incluso hoy en día, muchos buscan seguridad religiosa en lugar del Dios vivo y verdadero, centrándose en los rituales y preceptos en lugar de abrazar al Dios del amor con todo uno mismo. “Esta es la tentación de los nuevos fundamentalistas, de aquellos a los que les parece que el camino a seguir les da miedo y no van hacia adelante sino hacia atrás porque se sienten más seguros: buscan la seguridad de Dios y no el Dios de la seguridad” aseveró. 

En la Audiencia General de este miércoles, el Papa Francisco continúa su catequesis sobre la predicación y al hablar de San Pablo, recuerda que el apóstol se presenta como heraldo de Cristo y de Cristo crucificado, “A los gálatas, tentados a basar su religiosidad en la observancia de preceptos y tradiciones, les recuerda el centro de la salvación y la fe: la muerte y resurrección del Señor. Lo hace poniendo ante ellos el realismo de la cruz de Jesús y escribe así: «¿Quién os encantó? ¡Solo tú, a cuyos ojos Jesucristo crucificado fue representado vivo!” 

Si perdemos el hilo de la vida espiritual, si mil problemas y pensamientos nos acechan, seguimos el consejo de Pablo dijo el Papa, y añadió diciendo que “pongámonos delante de Cristo Crucificado, comencemos de nuevo por Él. Tomemos el Crucifijo en nuestras manos, sujetemos. apretado a nuestros corazones. O nos detenemos en adoración ante la Eucaristía, donde Jesús es el Pan partido para nosotros, el Crucifijo Resucitado, el poder de Dios que derrama su amor en nuestros corazones”.

El combate espiritual es otra gran enseñanza de la Carta a los Gálatas comentó el Papa. “El Apóstol presenta dos frentes opuestos: por un lado, las “obras de la carne”, por otro, el “fruto del Espíritu”. ¿Qué son las obras de la carne? Son comportamientos contrarios al Espíritu de Dios. El Apóstol los llama obras de la carne no porque haya algo malo o malo en nuestra carne humana; de hecho, ¡hemos visto cómo insiste en el realismo de la carne humana llevada por Cristo en la cruz! Carne es una palabra que indica al hombre en su única dimensión terrena, encerrado sobre sí mismo, en una vida horizontal, donde se siguen los instintos mundanos y se cierra la puerta al Espíritu, que nos levanta y nos abre a Dios y a los demás”. La carne también recuerda que todas estas edades, que todo esto pasa, se pudre, mientras que el Espíritu da vida. Por lo tanto, Francisco detalla que “Pablo enumera las obras de la carne, que se refieren al uso egoísta de la sexualidad, a prácticas mágicas que son idolatría y a lo que socava las relaciones interpersonales, como “discordia, celos, disensiones, divisiones, facciones, envidia. Todo esto es fruto, por así decirlo, de la carne, de un comportamiento sólo humano, humano enfermizo, porque el humano tiene sus propios valores, pero todo esto es humano enfermizo”.

Al hablar de los frutos del Espíritu, recuerda que son “amor, gozo, paz, magnanimidad, benevolencia, bondad, fidelidad, mansedumbre, templanza. Puede ser un buen ejercicio espiritual, por ejemplo, leer la lista de San Pablo y mirar la propia conducta, para ver si corresponde, si nuestra vida es verdaderamente según el Espíritu Santo, si da estos frutos. ¿Produce mi vida estos frutos de amor, alegría, paz, magnanimidad, benevolencia, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio propio? Por ejemplo, los tres primeros enumerados son amor, paz y alegría: desde aquí reconocemos a una persona habitada por el Espíritu Santo. Una persona que está en paz, que está alegre y que ama: con estas tres huellas vemos la acción del Espíritu”.

Concluyó diciendo que “Esta enseñanza del Apóstol también plantea un gran desafío para nuestras comunidades. A veces, quien se acerca a la Iglesia tiene la impresión de encontrarse ante una densa masa de mandamientos y preceptos: ¡pero no, esto no es la Iglesia! Puede ser cualquier asociación. Pero, en realidad, no se puede captar la belleza de la fe en Jesucristo a partir de demasiados mandamientos y de una visión moral que, desarrollándose en muchas corrientes, puede hacernos olvidar la fecundidad original del amor, alimentado por la oración que da la paz. de gozoso testimonio. Asimismo, la vida del Espíritu expresada en los sacramentos no puede ser sofocada por una burocracia que impide el acceso a la gracia del Espíritu, autor de la conversión del corazón. Y cuántas veces nosotros mismos, sacerdotes u obispos, hacemos tanta burocracia para dar un sacramento, para acoger a las personas, que en consecuencia dicen: “No, esto no me gusta”, y se van, y no ven en nosotros, muchas veces, la fuerza del Espíritu que regenera, que nos hace nuevos. Tenemos, por tanto, la gran responsabilidad de anunciar a Cristo crucificado y resucitado animado por el soplo del Espíritu de amor. Porque es solo este Amor el que tiene la fuerza para atraer y cambiar el corazón del hombre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here