¿Sabe por qué se produce la intolerancia a la lactosa?

0
109

Les contamos que la intolerancia a la lactosa se produce en aquellas personas que no pueden digerir el azúcar (lactosa) que contiene la leche. Esto les produce incómodas complicaciones como diarrea, gases e hinchazón después de ingerir productos lácteos. A este problema también se le llama absorción insuficiente de la lactosa.

Si tiene deficiencia de lactasa, la lactosa de los alimentos que consume se desplaza hasta el colon en lugar de procesarse y absorberse. En el colon, las bacterias comunes interactúan con la lactosa no digerida, lo que provoca la presencia de signos y síntomas de intolerancia a la lactosa.

Existen tres tipos de intolerancia a la lactosa. Hay diferentes factores que producen la deficiencia de lactasa subyacente en cada tipo.

Intolerancia a la lactosa primaria

Las personas que desarrollan intolerancia a la lactosa primaria, el tipo más común, comienzan la vida produciendo suficiente lactasa. Los bebés, que reciben toda su nutrición de la leche, necesitan lactasa.

A medida que los niños reemplazan la leche por otros alimentos, su producción de lactasa normalmente disminuye, pero suele mantenerse lo suficientemente alta como para digerir la cantidad de productos lácteos presentes en una dieta típica de adultos. En la intolerancia a la lactosa primaria, la producción de lactasa disminuye drásticamente, lo que hace que los productos lácteos resulten difíciles de digerir en la edad adulta.

Intolerancia a la lactosa secundaria

Esta forma de intolerancia a la lactosa se produce cuando el intestino delgado disminuye la producción de lactasa después de una enfermedad, lesión o cirugía que afecte a dicho órgano. Las enfermedades asociadas con la intolerancia a la lactosa secundaria incluyen la infección intestinal, la enfermedad celíaca, la proliferación bacteriana y la enfermedad de Crohn.

Intolerancia a la lactosa congénita o del desarrollo

Con poca frecuencia, los bebés pueden nacer con intolerancia a la lactosa causada por la falta de lactasa. Este trastorno se transmite de una generación a otra, en un patrón de herencia llamado “autosómico recesivo”, lo que significa que tanto la madre como el padre deben transmitir la misma variante genética para que un niño padezca esta afección. Los bebés prematuros también pueden tener intolerancia a la lactosa debido a un nivel insuficiente de lactasa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here