Rebrota el COVID-19 tras relajamiento e indiferencia a la vacunación

El panorama que vivimos hace un par de años se vuelve a repetir. Nuevamente vemos centros de triaje llenos y personal de salud contagiado por una nueva oleada

0
127

La historia se repite dos años después del reporte del primer caso de COVID-19 registrado en Honduras. Aparentemente ya habíamos aprendido a convivir con el virus, porque ya comprendíamos que la mascarilla y el gel de manos eran nuestros mejores aliados. Luego la vacuna vino a darnos cierto respiro, no pensando en erradicar la enfermedad, sino que si nos enfermábamos nos daría de forma más leve. Pero pasado el tiempo, los comercios dejaron de ser restringidos y los eventos públicos se hicieron más frecuentes, pero esto no es lo grave, lo malo es que pensamos que ya la enfermedad era parte del pasado y que ya le habíamos ganado la batalla.

Dejamos de lado el cubre bocas y ya portar un gel en el bolsillo no era importante. Los médicos consultados por parte de este medio, atribuyen a que esta alza en los números de casos se debe al relajamiento de la población. El Doctor Aaron Bueso, coordinador interino de Enfermedades Crónicas de la Secretaría de Salud (SESAL), aduce que debemos de regresar a las medidas de bioseguridad y fortalecer la vacunación. “Hay personas que aun presentan miedo a la vacuna, lamentablemente la actitud de la población hondureña es bien dura, cree más en los estigmas de un efecto secundario que, supuestamente para ellos, causa el inoculante”, manifestó el galeno.

Diezmados

Hace un par de meses algunos triajes se habían cerrado en la capital debido a la poca afluencia de pacientes, pero hoy en día los tres que existen en la Universidad Católica, en el Centro Cívico Gubernamental y el de la colonia Mayangle, a diario presentan un reporte de alrededor de mil atenciones y registran un fuerte aumentado de la positividad en estos lugares de más del 50 por ciento. De igual manera ya se han presentado defunciones por causa de la enfermedad en el Hospital El Tórax, donde hacía meses no se atendía ninguna hospitalización.

Ante este panorama, algo que también preocupa es que mucho personal médico está siendo infectado por la enfermedad. Helga Codina, presidenta del Colegio Médico de Honduras (CMH), opina que “Esta multiplicación de casos hace que muten los virus y aparezcan nuevas subvariantes. El sistema de salud tiene que reorganizarse y volver a redistribuir estos médicos que habían trabajado en los triajes, porque en esto momento no pueden con tanto paciente y cumplir la demanda de la población”.

Codina agregó que el personal de salud es el más vulnerable, porque está en contacto con los pacientes y el número de médicos contagiados, sin duda, afecta las áreas de atención. “Solo aquí en la capital más de 25 médicos están contagiados con la enfermedad”, enfatizó.

Letalidad

El doctor Lorenzo Pavón, es el jefe de la Unidad de Vigilancia de la SESAL y aduce que la letalidad de la enfermedad alcanza un 0.3 por ciento a nivel nacional, en cambio en todo el año pasado se llegó a una taza de 2.5 y a principios de la pandemia era de 2.9 por ciento. “Eso significa que se ha reducido el número significativo de muertes, pero esas personas que han fallecido el 99 por ciento no estaban vacunadas o solo tenían una sola dosis”, dijo el médico.

Variantes

Los médicos han catalogado que el covid se está presentando actualmente en el país con nuevas variantes denominadas Ómicron BA.2 B4, y B5. El doctor Carlos Umaña, presidente de los médicos del Seguro Social en San Pedro Sula, señala que los síntomas que se presentan ahora con más fuerza son el dolor de garganta, de cuerpo, detrás de los ojos, en las articulaciones, fiebre y además de un cansancio extremo y que las y B4 y B5, presentan cuadros diarreicos, uno de los padecimientos similares a la variante original. “El llamado es puntual a la población, hágase aliado del gel de manos, sea estricto en uso de la mascarilla y por favor rompa con los estigmas y acuda a vacunarse para salvar su vida, además no acuda a eventos masivos, mantenga el distanciamiento social”, sugirió Umaña.

Panorama difícil

La tasa de mortalidad del COVID-19 está en 5.9 por ciento por cada cien mil habitantes. En los Triajes de Tegucigalpa el aumento en la atención es del 100 por ciento, pero en San Pedro Sula se espera el porcentaje aumente dentro de dos semanas por el periodo de incubación, después de la Feria Juniana.

1 Mutación

Aunque la mayoría de estas mutaciones no alteran las propiedades del virus, algunas de ellas sí pueden influir en su facilidad de propagación, la gravedad de la enfermedad, su diagnóstico y la eficacia de las vacunas y los medicamentos para su tratamiento.

2 Interminable

“La pandemia está lejos de terminar”, subrayan los expertos encargados de aconsejar al director general de la Organización Mundial de la Salud. Hay una fuerte probabilidad de que surjan y se transmitan nuevas variantes preocupantes, posiblemente más peligrosas.

3 Vacunarse

Se ha demostrado que las vacunas contra la COVID-19 hacen un muy buen trabajo en prevenir la infección con el virus SARS-CoV-2, protegen contra la forma grave de la enfermedad, hospitalización y muerte, además de Reducir el riesgo de que las personas lo propaguen.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here