Papa Francisco: “Cuidado con los chismosos porque son unos terroristas”

El Obispo de Roma ha dicho que los que se dedican a difamar son gente que mata a los demás, porque la lengua es como un cuchillo

El tiempo de Cuaresma es un momento propicio para corregir algunos vicios que cada persona tiene. A través de las prácticas de piedad se pueden ir superando algunos malos hábitos adquiridos. Uno de estos males son los chismes.

Practicas El Sucesor de Pedro recientemente manifestó que “No hablar mal de los demás, no chismosear, es un ayuno que te hará sentir hambre, tenemos que ayunar de difundir rumores y chismes”. San Pablo en su carta a los Efesios indica que, para vivir como hombres y mujeres nuevos, es decir, llenos de la gracia de Dios “No debe salir de sus bocas ni una palabra mala, sino la palabra que hacía falta y que deja algo a los oyentes”.

Ante esta manifestación, Sor Sonia Díaz, miembro de las hermanas misioneras del Sagrado Corazón detalla que “En esta Cuaresma se puede meditar en el Santo Vía Crucis y ofrecerle al Señor esas calumnias que se comenten cuando se cae en el chisme”.

Valores Para el Presbítero Mauricio Mayorga, uno de los valores que se deben fomentar para acabar con el chisme es la prudencia. “Cuanto cuidado deberíamos tener todos desde el momento que alguien nos dice por ahí me dijeron o me dijeron que no contara, pero yo confío en ti porque sé que guardas el secreto.

Muchos van por el mundo queriendo llevar registro de todo lo que pasa en la vida de los demás y queriéndose involucrar hasta en lo que no deben, dando opiniones subjetivas a terceros de todo lo que sucede” dijo el Padre Mauricio y agregó que “ayunar de chismes es vivir sin doble intención, con transparencia, sin ocultar nada, sin necesidad de mentir para defender intereses, viviendo bajo la mirada de Dios quien escudriña y descubre los pensamientos de los corazones”.

Edificación

San Ignacio de Loyola menciona que todo aquello que digamos, sea siempre para la edificación de la otra persona. Si aquello que voy a decir no ayuda al otro, San Ignacio sugiere mejor callarse.

Confesión

Un buen ejercicio para vencer la tentación del chisme y procurar ayunar de esto, es hacer una buena confesión para exponer ante Dios todos nuestros pecados y nuestras culpas, en vez de dedicarnos a hablar de los otros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here