“Nosotros hemos obtenido la salvación y la redención, no por medios propios, sino por don de Dios”

La homilía de este 19 de octubre en la Basílica fue oficiada por el padre Rodolfo Varela, en su homilía nos habló sobre la herencia.

El sacerdote manifestó  que “la herencia es aquello por la que nosotros no hemos trabajado, quienes han trabajado por esos bienes, eso pasa a los abuelos, la herencia es algo inmerecido, es algo por lo que yo no he trabajado, a los que yo no tengo méritos es un don, un regalo de nuestros adultos mayores  hacia  nosotros, pero no por los que nos merezcamos”.

Justo de eso habla la Carta a los Efesios hoy manifestó, “nosotros hemos obtenido la salvación, la redención, no por medios propios, sino por don de Dios, herencia inmerecida de parte de Dios para con nosotros, nosotros no merecemos ser sal y nosotros no tenemos los méritos para la salvación”.

El sacerdote sostuvo que “porque hemos pecado y seguimos pecando, pero Dios en su infinita misericordia nos sigue salvando y nos ofrece dos cosas, primero nos ofrece estar en su presencia, que es estar en la presencia de Dios cuando nosotros alcancemos la vida eterna y estemos en la presencia de Dios quiere decir que hay ausencia de todo mal, no hay pobreza, no hay estrés, no hay angustia, no hay preocupaciones”.

Pero también nos dice San Pablo que “nos ofrece infinita bondad es decir la ausencia de todo mal significa la abundancia de todo bien, derroche de bondad estaremos en plenitud en la plena felicidad, pero nos dice San Pablo, mientras caminamos en esta tierra, estamos llamados a realizar buenas obras y es lo que nos dice el Señor al final del Evangelio”.

Lo que le pasa al que amontona riquezas para sí mismo, es el destino de este hombre que iba a derribar, El Señor nos dice que debemos hacernos ricos de lo que vale ante Dios y si Dios vino para hacer el bien en Jesucristo, nosotros estamos también para seguir su ejemplo haciendo el bien.

Y no por hacer el bien nos ganamos la salvación, sino porque ya hemos ganado salvado la salvación, es que estamos llamados a hacer el bien a seguir el ejemplo de Cristo, Cristo nos salva, nosotros en correspondencia a esa salvación es que vamos a hacer el bien, es como dice el dicho “agrado quiere  agrado” yo le correspondo al amor de Dios actuando como Dios me pide.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here