“Nosotros en este Adviento estamos llamados a transmitir alegría”

La Eucaristía este 1 de diciembre en la Basílica de Suyapa fue oficiada por el padre Rodolfo Varela en su homilía  manifestó que cuando una persona está llena del Espíritu Santo se le nota en la alegría que transmite.

Por eso dice el texto en aquella misma hora Jesús se llenó del júbilo, otros dicen de la alegría en el Espíritu Santo y comenzó a hacer una oración de gracias, una persona llena del Espíritu Santo es una persona alegre y que contagia alegría, a diferencia de una persona triste o amagada, que no va a contagiar alegría, va a crear un mal ambiente a su alrededor.

El padre dijo que si nosotros  queremos estar llenos de alegría, queremos salir de nuestra amargura, queremos salir de nuestras tristezas, hemos de invocar al Espíritu Santo, porque el nos va a llenar de su júbilo y es de lo que estaba lleno Jesús, el jubilo del Espíritu Santo y transmite alegría.

“Nosotros en este Adviento estamos llamados a transmitir alegría, el Adviento es un tiempo de espera alegre por eso vamos a tener el tercer domingo de Adviento de Gaudete la alegría y el Papa Francisco insiste  mucho en esto de la alegría del cristiano con cara de limón saco Gaudete et Exsultate,  Amoris Laetitia”.

El Papa Francisco resalta mucho esto de la alegría del cristiano afirmó, porque debe ser una característica propia de nosotros, el sonreírle al hermano, aunque no se note en los labios por la mascarilla, en los ojos se ve cuando alguien está sonriendo, cuando alguien está contento, y también en los ojos se ve cuando alguien está triste o cuando alguien está también enojado.

¿Cómo estamos transmitiendo nosotros la alegría?, o ¿No estamos transmitiendo nosotros alegría?, ¿Que estamos transmitiendo nosotros con nuestra mirada?, el jubilo del Espíritu Santo o la amargura y el peso de nuestra vida, para esto nosotros tenemos que ser como dice Jesús gente humilde y sencilla para comprender esto porque los sabios y entendidos no lo comprenden.

¿Cuál es el problema con los sabios y entendidos de aquella época?, “como ellos eran sabios y entendidos  ya lo sabían todo y no había lugar para aprender algo nuevo porque ya sabían todo, y en esa época todos eran oscuridad, incluso nosotros estamos rodeados de tinieblas”.

¿Quién es la luz? Cristo es la luz que nos viene a iluminar con su alegría con el Espíritu Santo, pero los sabios y entendidos a pesar de que eran tinieblas como ya lo sabían todo ya se creían luz, cuando eran tinieblas.

El sacerdote explicó,  lo que nos dice San Agustín de los sabios y entendidos, “ellos se creían luz pero en realidad eran tinieblas, y la gente sencilla y humilde que escucha la palabra de Jesús  también eran tinieblas la diferencia está en que ellos, se reconocían como tinieblas es identificaban a Jesús como luz, entonces se dejaban iluminar por Jesús y aprendían de Jesús”.

¿Nosotros somos sabios y entendidos que no nos dejamos iluminar?, o ¿Somos gente y sencilla, que estamos dispuestos a responder  y a dejarnos a iluminar por Jesús?.  Que sea el Señor que nos ayude a vivir un Adviento en humildad en sencillez y sobre todo en alegría concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here