Nominan a sacerdote para el Premio Nobel de la Paz

Se trata del Padre Pedro Opeka, un sacerdote vicentino lazarista que, dedica su vida a luchar contra la pobreza, la marginación y la injusticia en Madagascar. La nominación a este premio fue hecha por el Primer Ministro de Eslovenia, Janez Jansa, ya que, ven en la misión de este presbítero argentino, un símbolo concreto de la búsqueda de la paz.

El Padre Opeka fundo la comunidad Akamasoa, la “Ciudad de la Amistad” en Madagascar, África. “Los esfuerzos humanitarios del misionero y sus colaboradores en Madagascar se han convertido en un proyecto de paz global en la lucha contra la pobreza, la marginación y la injusticia, para que los pobres de todo el mundo puedan llevar una vida digna” señala el comunicado gubernamental de Eslovenia.

El Padre Opeka lleva casi 50 años ayudando a los más pobres entre los pobres, a los sin techo y a los últimos, permitiéndoles llevar una vida independiente, proporcionándoles educación, trabajo e independencia financiera. Esta comunidad abarca ahora más de 18 aldeas, donde personas y familias que antes no tenían hogar viven en más de 4 mil casas de ladrillo. Ofrece a los niños y jóvenes una educación integral, desde el jardín de infantes hasta la universidad, y en la actualidad unos 13 mil están incluidos en el sistema escolar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here