“No seamos de ese grupo de analfabetas de la Palabra de Dios”

En la Homilía, del Señor Arzobispo, Cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, para este el Tercer Domingo del Tiempo Ordinario, habló sobre entronizar las Sagradas Escrituras, hoy que se celebra el Día de la Palabra de Dios. “Hemos entronizado las Sagrada Escritura,  entronizar las Sagradas Escrituras, representa que el libro santo, está en un lugar de honor, en el corazón.

Asimismo, expresó el Cardenal “los cristianos, no seguimos o adoramos un libro, por más santo que sea, seguimos a una persona, que nos habla con las palabras de las Sagradas Escrituras. Al igual, el Cardenal, recordó que el Día de la Palabra de Dios, lo celebramos desde hace tres años, que el Papa, dispuso este Tercer Domingo del Tiempo Ordinario, se dedicase a la palabra.

También, El arzobispo, pronunció,  que es posible que en la casa se tenga una Biblia, pero no la leemos “El Santo Padre, quiere que la leamos, no escuchar tanta palabra vacía, que hay en el mundo, quiere que dediquemos un tiempo especial, a la escucha y la lectura de la Palabra de Dios”.

“Conviértanse y crean en el Evangelio”

Al referirse, al Evangelio de hoy, dijo “hoy hemos escuchado que está cerca el reino de Dios, “Conviértanse y crean en el Evangelio”, es una palabra que vamos a escuchar también a finales del mes de febrero, en el miércoles de ceniza y hoy queremos recibirlas abriendo las puertas de mi corazón”.

“Todos necesitamos de una verdadera conversión, así podremos poner los pilares de una sociedad nueva. Esa es la verdadera regeneración de qué tanto se habla hoy. Pero para convertirnos necesitamos preguntarnos: ¿Qué estoy haciendo con mi vida? Es fácil que experimentemos que, a veces, vivimos en el vacío y la mediocridad.  Necesitamos abrir las puertas de nuestro corazón a Cristo que conoce lo que llevamos dentro.” Enfatizó el Cardenal.

“Necesitamos recibir a Cristo en nuestro corazón”

Además, el purpurado agregó, que hoy muchos seres humanos se ignoran asimismo, no se conocen, viven la vida arrastrados por la moda, arrastrados, por el que dirán, arrastrados por las ideologías.

“Con frecuencia tanta gente está insegura sobre el sentido de su vida y están desorientado. Por esto necesitamos recibir a Cristo en nuestro corazón. Solo Él tiene palabras de vida eterna, que nos hacen vivir y dan un sentido pleno a nuestra vida” exclamó.

“Crean en el Evangelio”

Por otra parte adiciona “arrepiéntanse y “Crean en el Evangelio”… Es una invitación a poner nuestra confianza en Jesús, que es la Buena Noticia, Jesús es el verdadero Evangelio de Dios, para el mundo. Es una Buena Noticia que nos habla de la liberación de nuestras propias cadenas, de la curación de nuestras heridas que nos impiden ver el mundo y a la gente en toda su belleza y salir de nuestras prisiones interiores que nos esclavizan.

En otro fragmento de la homilía detallo, tal vez podríamos preguntarnos: ¿Estamos dispuestos a abandonarlo todo, es decir a dejar nuestras redes y seguirle a Él? ¿Cuáles son mis “redes”?  ahí vivo atado a Facebook, Twitter, o Instagram o cualquiera de ella y a veces esas redes, nos tienen prisioneros y ya no podemos más que  estar tuiteando, “entonces el Señor nos dice “síganme”, no nos quiere decir, no las usen, pero si dejen las redes, vivan su vida cristiana en libertad no esclavitud”.

También, detalló, que hoy conviene que nos preguntemos, ¿Señor, qué lugar tienen tu palabra en mi vida cristiana? ¿tengo espacio, para tu palabra cada día, o veces, me conformo con las lecturas del domingo?, o veces hasta me duermo, “preguntémonos, porque si no está la Palabra de Dios en nuestra vida, no podemos conocer a Dios, y no podemos amarlo, que no seamos de ese grupo de analfabetas de la Palabra de Dios, que su palabra, como hemos cantado en el salmo 118, nos de vida y así confiemos en él y así emprender el camino de convección y creer en el Evangelio”

Al término del mensaje, el cardenal, hizo la invitación que abramos las puertas para que la Virgen visite nuestros hogares, ya que estamos a pocos días de celebrar un aniversario más del hallazgo de la patrona de los hondureños, al igual el cardenal Rodríguez pidió que sigamos orando porque cese la pandemia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here