Ni castigo ni condena, los estigmas son signo y don del amor de Dios

El Padre Pio exhibió estigmas desde el 20 de septiembre de 1918 y los llevó durante 50 años hasta pocos días antes de su muerte el 23 de septiembre de 1968

0
146

Recibir la experiencia de los estigmas de la pasión redentora de Jesús constituye un prodigio que no es otorgado a cualquiera, es más bien destinado a algunos para poder mostrar el mayor sacrificio de amor.

Explicación

Los signos del sufrimiento en el camino del Calvario en una persona, no son habituales y traen a colación un estudio médico exhaustivo, además de verlos desde la óptica de la fe. El Padre Pablo Hernández, Párroco de la comunidad Nuestra Señora de Guadalupe en Tegucigalpa, opina que “Algunos explican que esta compenetración física con el sufrimiento padecido por el Hijo de Dios y su deseo de experimentar como humillación los dolores del Señor, pueden llevar a que los estigmas aparezcan físicamente cediendo ante esta petición”.

Padre Pablo también apunta que “lo que debe quedar claro, es que la Iglesia no promueve o no basa sus creencias en la aparición de estas señales y mantiene una reserva debido a la complejidad y lo difícil de su explicación”.

Comprensión

Dicho lo anterior, el Padre Pablo Hernández, expresa que “la persona que desee complementar, como decía San Pablo en su cuerpo lo que falta a la Pasión de Cristo, puede obtenerlo”. Esta afirmación se refiere a que no solo personas buenas o encaminadas a la santidad pueden recibir estos signos asegura el presbítero, quien además diserta que “aunque no sean estigmas visibles, pueden ser signos internos, por lo que debe quedar claro que también podemos experimentar esa gracia si además se lo pedimos al Señor”.

La vivencia mística que los santos han tenido con la recepción de los estigmas, enriquece la forma de apreciar la misión salvífica de Jesús y la expone como una oportunidad de alcanzar la santidad, no a través de las llagas del Señor, sino de las propias virtudes de las personas y por las que se puede presumir, sirvieron para que fueran concedidas estas marcas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here