Los Siervos de la Santísima Trinidad llegan a cien años de servicio generoso

Arraigados en la colonia Nueva Capital de Tegucigalpa, estos consagrados y misioneros han sembrado amor, fe y esperanza

Bajo la iniciativa de involucramiento de laicos en tareas poco pensadas, el impulso de la labor femenina para el desarrollo de los pueblos y bajo la mística de que “Cada católico es un apóstol”, se funda hace cien años la congregación de los Siervos Misioneros de la Santísima Trinidad, como respuesta a las necesidades del tiempo y que, al transcurrir de los años, se han relacionado con las problemáticas de las naciones.

Entrega

Una de las virtudes de esta congregación, es siempre estar atento a la necesidad del otro, así lo afirma el Padre César Muñoz, quien dice que “Servimos animando a nuestros líderes a ser portadores de la Buena Nueva en sus hogares, en las pastorales, grupos, movimientos y ministerios”. Este impulso ha servido de motivación en la feligresía de la colonia Nueva Capital de Tegucigalpa, a idear nuevas formas para salir adelante, además, el Padre Muñoz también expresa que se vive en comunión con la Iglesia Latinoamericana diciendo que “luchamos por construir nuestro ideal como Iglesia Católica, siguiendo el mensaje de la Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe”.

Labor

Muñoz también expone que el trabajo evangelizador se desarrolla en un territorio conformado por más de 16 colonias que fueron originándose por invasiones de manera irregular en un área sobrepoblada que comprende más de 50 mil habitantes, de los cuales más del 60 por ciento son niños, adolescentes y jóvenes. “La falta de oportunidades, el desempleo y la desintegración familiar, dejan a la población a merced de los grupos delictivos, el tráfico de droga y los vicios”. La tarea que se realiza va por buen camino, pero aún falta mucho por hacer concluyó diciendo el joven presbítero.

1 Frutos

La experiencia del fundador, el Padre Tomás Agustín, dio frutos con la creación de dos congregaciones, una de mujeres denominada las Siervas Misioneras de la Santísima Trinidad y otra de hombres llamada los Siervos Misioneros de la Santísima Trinidad, a las que se sumó también una rama laical denominada el Apostolado del Cenáculo Misionero.

2 Presencia

El impulso vivido hace cien años en Estados Unidos, se ha visto fortalecido porque la congregación ahora se extiende a Latinoamérica y el Caribe. Así han servido a los más necesitados en siete países, como hermanos religiosos y sacerdotes, transmitiendo el carisma de los fundadores contextualizado con la realidad nacional.

3 Misión

En Honduras y gracias a la apertura del Cardenal Óscar Andrés Rodríguez, los Siervos de la Santísima Trinidad iniciaron su misión en la Parroquia Reina de la Paz de donde se desprendió en 2017 la Cuasi Parroquia Santísima Trinidad en la Colonia Nueva Capital, lugar que es sede o cenáculo de la congregación en el país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here