Las personas de la tercera edad caen en la cultura del descarte por la falta de empleo

Productivos, sabios, cariñosos, dignos. Así son los abuelos, quienes sus canas no les impiden aportar sus conocimientos y entusiasmo a la fuerza laboral

0
157

Nuestra sociedad, por desgracia, está contaminada por la cultura del descarte, que es lo contrario de la cultura de la acogida”, ha expresado el Papa Francisco y ha agregado que también “las víctimas de la cultura del descarte son precisamente las personas más débiles, más frágiles. Esto es una crueldad”. Estas palabras se aplican perfectamente a todos aquellos abuelos que desean ser productivos en su país y sentirse de alguna manera útiles, también en sus familias. No hay nada más cruel que observar cómo estos abuelos y abuelas se van sumiendo en la desesperanza y muchas veces la soledad de la que son víctimas a raíz del encierro que los hace vivir en la tristeza pudiendo ser ejes vitales en la sociedad. Su madurez, su experiencia, muchas veces no es valorada y apenas se asoman sus canas, no son aptos para desempeñarse a criterio de las empresas.

Sabiduría

El Padre Rodolfo Varela, Párroco de la comunidad de Nuestra Señora de la Visitación, nos comenta que “El Papa Francisco en su mensa je para la Jornada Mundial de los Abuelos, nos dice que ellos son los encargados de resguardar la cultura y las tradiciones y no podemos caer nosotros en esa cultura del descarte de que nuestros ancianos son inútiles”. Este fenómeno viene desde hace poco, porque según el Padre Varela, en la historia en la antigüedad los ancianos han sido vistos como fuente de sabiduría porque son los que más tiempo han vivido y más experiencias tienen”. El Padre Varela finaliza diciendo que “así es como nosotros debemos de verlos, como fuentes de sabiduría donde podemos encontrar consejos, orientación y recordar muchas experiencias bonitas que nos puedan ayudar a vivir como mejores ciudadanos”.

Testimonio

Don Edmundo Madrid, quien tiene 75 años de edad es ingeniero civil de profesión, lamenta que las oportunidades de trabajo se estén reduciendo a nivel mundial para las personas de la tercera edad. “Cuando lanzan una publicidad y requieren a alguien para un trabajo lo primero que dicen es no mayor de 30 años a la gente mayor la van sustituyendo por gente más joven” dijo don Edmundo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here