La responsabilidad de votar en las elecciones del 28 de noviembre

0
998

A menos de un mes de la celebración de las onceavas elecciones generales, contadas a partir de 1981, Honduras se prepara para elegir al presidente del país, a 128 diputados titulares al Congreso de la República, 128 diputados suplentes, 20 diputados al Parlamento Centroamericano, 298 alcaldes y 298 vicealcaldes, además, de 2,092 regidores, entre multitud de candidatos de 14 partidos políticos; se trata de la mayor cantidad de candidatos en la historia electoral del país.

Este incremento de partidos políticos, que podría entenderse como una más amplia oferta de nuevas tendencias políticas, nuevos líderes y nuevas propuestas para gobernar, no motivan al hondureño a presentarse a las urnas, ante la percepción que ninguno de los candidatos encarna los anhelos postergados de un pueblo que se debate entre la pobreza y la miseria; de ahí, que se insista en motivar a salir a votar masivamente de manera responsable y a conciencia.

La indiferencia ante un proceso importante para la vida de la patria, no contribuye a cambiar o mejorar la vida de la mayoría de personas que no tienen acceso a un empleo, a una manera digna de satisfacer sus necesidades básicas que les permita mejorar su calidad de vida, es por esa razón que ejercer el deber y el derecho al sufragio, de manera seria, informada y consciente es una conquista y un logro de vivir en democracia.

Mediante dos mensajes, en junio y octubre del presente año, los obispos de Honduras hicieron patente su preocupación por el ambiente pre electoral, la agudización de una serie problemas a consecuencia de catástrofes naturales y el dolor causado por la pandemia del Covid 19, e hicieron un llamado especial a asumir con responsabilidad un nuevo proceso electoral, apelando al patriotismo y responsabilidad que como ciudadanos tenemos e invitando a los políticos a asumir el compromiso de buscar el bien común olvidándose de los actos de corrupción que tanto daño han hecho. Insistieron en pedir a los votantes “no vender el voto” pues hacerlo es como vender la conciencia y la dignidad, la decisión de votar por uno u otro candidato debe ser personal, tomando en consideración la idoneidad de los candidatos con programas de trabajo que responda a las necesidades reales del pueblo.

Lamentan que, pese a tantos problemas y necesidades, la clase política está más preocupada en proteger sus propios intereses siguiendo caminos poco honestos y no entienden que la mejor política no se limita al esfuerzo partidista de cara a unas elecciones ni a la gestión del gobierno de turno, sino al esfuerzo de todos por asumir la responsabilidad personal y comunitaria para responder a los desafíos actuales. En ambos comunicados la Conferencia Episcopal, destaca que Honduras está viviendo un momento histórico; los obispos señalan, además, que el camino democrático se alcanza, por medio de la participación del pueblo, el actuar de los líderes políticos y de las autoridades electorales, un trinomio que debe evitar caer en la trampa de las polarizaciones prefabricadas o ficticias. La acción nuestra como católicos en el ámbito político, debe ser considerada como un elemento corrector capaz de incidir en nuestro entorno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here