La esterilización voluntaria va en contra de la moral cristiana

Esta es una práctica que está atentando contra el futuro de las familias

0
751

Un aumento de casos de esterilización voluntaria, con el objetivo de no tener más hijos, está atentando contra la familia cristiana impulsada primordialmente por organismos internacionales y el desenfreno que provoca el relativismo. Se trata de procedimientos cada vez más frecuentes que evitan la procreación. El Catecismo de la Iglesia Católica establece claramente que “Exceptuados los casos de prescripciones médicas de orden estrictamente terapéutico, las amputaciones, mutilaciones o esterilizaciones directamente voluntarias de personas inocentes, son contrarias a la ley moral”.

Atención

Muchos matrimonios se encuentran en esta situación. En relación a ello, el Padre Javier Martínez, indica que los matrimonios deben formarse para atender esta problemática. “Es importante que la Iglesia siga fortaleciendo la catequesis prematrimonial que es donde realmente se debe de conocer la realidad de vida de los esposos” dijo. Tras saber que este contexto ataca a muchos hogares católicos, Ilich Valladares, integrante de la Pastoral Familiar, considera que se deben de recordar los votos hechos en el sacramento, en donde prometieron estar abiertos a la voluntad de Dios. “Con cualquier ligadura de trompas, vasectomía o algún tipo de esterilización que se pretenda realizar dentro del Matrimonio, estaríamos cerrándonos a aquello que Dios quiere para el ser humano”.

Testimonio

Susan Morales es madre de familia de dos hijos, ella nos cuenta que “Tuve a mi primer hijo de 26 semanas de gestación y la verdad es un milagro, casi nos morimos. Pasé por muchas complicaciones y a raíz de esto me preguntaron sobre la posibilidad de esterilizarme. Mi respuesta fue no, porque pensaba que en un futuro podía tener otro y no dejar a mi primogénito como hijo único. ¿Cuál fue la sorpresa? 11 meses después venia mi hija”. Morales agrega que “me catalogaron de irresponsable, mi familia se mostró enojada y preocupada, porque fue un embarazo difícil. La niña nació a las 33 semanas. Mis dos hijos fueron canguros y requirieron de muchos cuidados” añadió. Esta madre nos manifiesta que surgió nuevamente la misma pregunta de una posible esterilización. “Yo siempre digo ante este tema que estoy abierta a los planes de Dios, aunque a veces no los entienda” concluyó.

Ideologías intentan acabar con la familia

Las campañas promovidas por las nuevas tendencias “modernistas”, están a favor de la esterilización, así como de la nueva tendencia de “childfree”, las cuales son maneras egoístas de concebir el matrimonio, ya que quienes están llamados a esta vocación, deben encontrar en su núcleo familiar el camino a la santidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here