La Asunción reafirma el reinado de la Santísima Virgen María

Las fiestas marianas siempre van de la mano con la acción de Jesús

0
131

A mitad de agosto, la Iglesia propone dos aspectos importantes en la espiritualidad mariana: el dogma de la Asunción y la fiesta de Santa María Reina que van entrelazadas y se conjuntan para dar fuerza al papel de la Madre de Dios en la vida eclesial.

Relación El padre Mauricio Mayorga, párroco de la comunidad Nuestra Señora de la Asunción en El Porvenir, Francisco Morazán, opina que “La Santísima Virgen, por ser Madre de Dios, posee una dignidad en cierto modo infinita del bien infinito que es Dios”. Este juego de palabras, explica el presbítero, quiere decir que “la conexión que existe entre la realeza de María y su Asunción a los cielos, le hace merecer por naturaleza y méritos el título de Reina Madre”. Estas afirmaciones delatan la estrecha relación entre las dos fiestas y celebrándolas con devoción, aportan en gran manera a la fe.

Comprensión

El Concilio Vaticano II, destacó las grandes virtudes de María, recordando que la Madre de Jesús, acompañó la misión de su hijo, estuvo al pie de la cruz, participó de la resurrección y recibió el Espíritu Santo en Pentecostés. Ante esto, el padre Mayorga, expone que “ella es siempre virgen, subió en cuerpo y alma a los cielos y ha sido coronada como Reina de la creación entera por encima de los ángeles y de los santos”. El estudio de la vida de la Santísima Virgen para cada católico, es imprescindible y mucho más cuando se tratan de temas marianos.

1 Gracia

La Iglesia nos regala la oportunidad de poder celebrar estas fiestas marianas en cuestión de ocho días y las propone de manera que una acompañe a la otra, atestiguando la fe que profesamos en María Santísima.

2 Presencia

La arquidiócesis de Tegucigalpa, cuenta con parroquias y templos dedicados a la Virgen de la Asunción, así como una parroquia dedicada a Santa María Reina, lo que potencia las fiestas en la capital de Honduras.

3 Incremento

Cada fiesta, en la Iglesia Católica tiene un sentido teológico y estas dos dedicadas a María, no son la excepción, lo que buscan es el apego a dos verdades de fe y a su pleno conocimiento de las mismas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here