La ascensión nos recuerda que la meta es el cielo

Esta fiesta exalta la oportunidad de los cristianos para obtener la vida eterna

Este domingo se conmemora en Honduras La Ascensión del Señor, una fiesta originalmente celebrada 40 días después de su Resurrección, es decir que cae un jueves, pero que pastoralmente se pasa para el domingo previo a Pentecostés. Este acontecimiento es uno de los pasajes que todo fiel creyente recita cada vez que reza o lee el Credo.

El Padre Wilson Canizales, vicario de la Basílica de Suyapa, indicó que la mención que aparece en el Credo es muy importante. “Es allí donde se fundamenta la fe. Bajó a los infiernos y subió a los cielos, significa el estado glorioso del Señor. Por eso el Credo lo ratifica y afirma de esa manera, como dice San Pablo, si Cristo no resucitó, vana sería nuestra fe”.

El Catecismo de la Iglesia Católica en el numeral 659 explica que “El Cuerpo de Cristo fue glorificado desde el instante de su Resurrección como lo prueban las propiedades nuevas y sobrenaturales de las que desde entonces su cuerpo disfruta para siempre. Pero durante los cuarenta días en los que Él come y bebe familiarmente con sus discípulos y les instruye sobre el Reino, su gloria aún queda velada bajo los rasgos de una humanidad ordinaria.

La última aparición de Jesús termina con la entrada irreversible de su humanidad en la gloria divina simbolizada por la nube también y por el cielo donde Él se sienta para siempre a la derecha de Dios”. En otro de los numerales, detalla que “La Ascensión de Jesucristo marca la entrada definitiva de la humanidad de Jesús en el dominio celeste de Dios de donde ha de volver”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here