Iglesia hondureña expectante por la nueva Constitución Apostólica

0
196

Desde el año 1988 fue establecido, por el ahora santo Juan Pablo II, una reforma conocida como “El Buen Pastor” (Pastor Bonus), que a su vez modificó la promulgada por Pablo VI, “Al gobierno de la Iglesia romana” (Universi regimini Ecclesiae), de 1967. Alguien que ha estado muy de cerca con estos cambios y quien es parte del C-9 o el grupo de los 9 cardenales que están asesorando al Papa Francisco en su pontificado, es el arzobispo de Tegucigalpa, Su Eminencia Óscar Andrés Cardenal Rodríguez. El purpurado ha dicho con mucha alegría y firmeza que “La reforma inició desde el primer día que comenzó su labor el Papa Francisco”.

Tiempo

Esta reforma, ha tenido nueve años de trabajo por parte del consejo de cardenales. “La idea del Santo Padre, es que le aconsejemos y ayudemos en el Gobierno de la Iglesia”, dijo el cardenal Rodríguez en la presentación del libro “Praedicate Evangelium, una nueva curia para tiempos nuevos”. El prelado hondureño expresó que “Es bueno que la información no venga solo de los canales oficiales, sino también de la base. Por eso, en nuestras reuniones siempre ponemos sobre la mesa la problemática que tenemos en cada continente”. De estos encuentros nació, precisamente, esta nueva Constitución Apostólica, cuya reforma no pretende quedarse. “Simplemente en una cantidad de artículos, de dicasterios, Etc. La reforma es un espíritu más que una constitución”, explicó, el arzobispo capitalino. El cardenal Rodríguez aclara que no se trata de una reforma de la Iglesia sino de la curia y que ya ha comenzado en diversos campos, como la incorporación de laicos al mando de los dicasterios o las transformaciones en el área económica y de las finanzas. “Ese espíritu nuevo que se quiere con este cambio, está ya plasmado en el mismo título de la Constitución”, puntualizó.

Ante algunas controversias que se han dado en el mundo, sobre una posible salida del Papa Francisco de su pontificado, el arzobispo de Tegucigalpa, manifestó que “se sabe que hay voces altisonantes en distintos sectores. Yo diría que los que tienen ese enfoque, es porque no conocen lo que se está haciendo”. Finalmente, el coordinador del C-9 ha hecho énfasis en que “ha sido una larga etapa de escucha, porque hasta ahora lo que considero más profundo de la reforma es la sinodalidad, que no es una palabra de moda, sino una escucha mutua donde todos tienen voz y, sobre todo, el laicado que es la mayoría de los miembros de la Iglesia”.

Expectativa

Monseñor Teodoro Gómez, obispo auxiliar de Tegucigalpa, considera que esto vendrá a ser un respiro. “El Papa Francisco está comenzando a poner en práctica estos cambios con su testimonio, en sus actitudes de cercanía a las ovejas como debe ser el pastor”, dijo. Monseñor Gómez, es de criterio que el mismo Sínodo de la Sinodalidad que se está realizando, es la muestra concreta para que la Iglesia vuelva a lo esencial de su naturaleza que es ser pueblo de Dios llamado a caminar junto, poniendo al servicio los dones y carismas que ha recibido desde el día del bautismo, confirmación y demás sacramentos. “Esto es para que juntos podamos ser testigos de los valores evangélicos que Cristo predicó e hizo suyos con su testimonio de entrega hasta la cruz, que son el amor, la justicia, la paz y la verdad”, menciona monseñor Gómez. Por otra parte, para el padre Tony Salinas, párroco de la comunidad San Juan Bautista en el municipio de Ojojona, Francisco Morazán, esta reforma no es un documento como tal, sino un espíritu que debe de reinar en la Iglesia y en la curia romana. “El Papa Pablo VI, dice en la exhortación apostólica postsinodal Proclamando el Evangelio (Evangelii Nuntiandi) de 1975, la que trata de la evangelización en el mundo actual, que nuestra Iglesia vive para anunciar, esto nos hace comprender que el Espíritu Santo, desde el Vaticano II, fue llevándonos a este momento crucial de nuestra historia, donde se replantea la diaconía que debe de tener la curia romana, en favor de las comunidades eclesiales y, sobre todo, a favor de la evangelización”, y agregó que “debemos, como bautizados, ayudar a que el Evangelio de Cristo se anuncie hasta los confines del mundo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here