Hna. Clare Crockett, un alma atrapada por Dios

1
1571

La joven Clare Crockett, cuya máxima aspiración era ni más ni menos la de desfilar sobre la alfombra roja de Hollywood, dejó a un lado todos sus sueños un Viernes Santo, tras un encuentro a solas con Cristo Crucificado. 

Cuando Clare descubrió su vocación de consagrada, era una prometedora actriz con creciente fama y fortuna. Al conocer a Dios, abandonó todo eso para dedicarle a Él su vida entera. Sin embargo, no renunció a su vocación e identidad, y continuó haciendo uso de los dones que el Señor le había regalado. En su servicio a Dios, la teatralidad y el humor que tanto la caracterizaban fue ocasión de encuentro y servicio y eso le valió el cariño de mucha gente, que se acercó a Dios gracias al anuncio de la hermana.

A sus 17 años, el Señor transformó su alma y ya no anhelaba otra cosa que no fuera tener a Cristo como único amor. Este deseo de que su alma fuera solo del Señor, de vivir a solas con “él Solo”, la llevó a consagrarse en las Siervas del Hogar de la Madre, vocación a la que se entregó con absoluta generosidad. 

Su alegría desbordante condujo a muchas almas, sobre todo de jóvenes, a descubrir que la verdadera felicidad se encuentra únicamente en Dios. 

Su coherencia de vida y su entrega total en los distintos apostolados que llevó a cabo en España, Estados Unidos y Ecuador lograron transmitir eficazmente el mensaje de que solo Dios puede saciar el corazón del hombre cuando este se da del todo a Él, sin negarle nada. 

En abril de 2016, el derrumbamiento producido por un terremoto de la casa donde vivía la comunidad en Ecuador la llevó al tan anhelado encuentro definitivo con el Solo, como desde el día de su encuentro lo anhelo. 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here