Francisco: un pontífice que rompe protocolos para acercase al pueblo.

Desde su elección como sucesor de Pedro, Francisco ha mostrado que su ministerio se fundamenta en la cercanía con los más pobres, enfermos, privados de libertad y los grupos que son marginados.

Presentamos 4 momentos trascendentales en los que el Papa ha roto protocolo:

  • El 25 de enero de 2019, el Papa se detuvo en la Plaza de San Pedro para felicitar por su cumpleaños a una feligrés panameña que lo aguardaba en su salida de la nunciatura apostólica. El Santo Padre se encontraba en plena visita con ocasión de la Jornada Mundial de la Juventud. En esta situación, el Sumo Pontífice cantó el ”feliz cumpleaños” a Mollie, quien arribó ese día a sus 69 años de edad.
  • El 05 de julio de 2015, luego de un día de actividades, el Papa sorprendió al salir muy de noche a las afueras de la nunciatura apostólica en Quito, Ecuador, donde dirigió un mensaje de esperanza a quienes pernoctaban para poder llevarse un vistazo del Sumo Pontífice.
El 12 de abril, se pudo ver como el Papa besa los pies de los líderes de Sudán del Sur para que se reconcilien.
  • El 18 de enero de 2018 cuando ya su viaje apostólico a Chile estaba por concluir, el Santo Padre decidió bajar del vehículo que lo transportaba para saludar fraternalmente a los periodistas que daban cobertura a los últimos momentos del Papa en tierras andinas. Su mensaje fue de agradecimiento por dar a conocer la buena nueva, los bendijo, les deseo lo mejor y los invitó a rezar por él.
  • En la celebración de la solemnidad de la Inmaculada Concepción, el Papa Francisco hizo detener el auto que lo movilizaba para saludar a tres militares que resguardaban un tramo de la ciudad de Roma bajo la lluvia y soportando frío, el Santo Padre además de saludarles, les ofreció un presente que fue recibido con agrado pero con alto grado de asombro.
La cercanía del Papa con ancianos y niños, se ha evidenciado en actos como este.

La forma de ser del Papa Francisco, ha traído complicaciones para quienes están a cargo de la seguridad o de la logística de una visita apostólica. En una entrevista, el Santo Padre admitió que si se ponía en riesgo pero que Dios estaba con él. Sus palabras calan fuerte en la sociedad, en la Iglesia, en la familia, pero marcan mucho más, sus gestos de ”proximidad” que lo han colocado como un pontífice cercano y atento a la necesidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here