Francisco pide mirar al Crucificado y abrirle el corazón

0
90

La Divina Liturgia celebrada en Rito Bizantino por el Papa Francisco en Eslovaquia, es el punto central de este tercer día del viaje apostólico del Pontífice. En su mensaje, Francisco destacó la figura de la cruz, ya que este día se celebra la Exaltación de la Santa Cruz. Dijo que “No reduzcamos la cruz a un objeto de devoción, mucho menos a un símbolo político, a un signo de importancia religiosa y social”.

Francisco destacó que “A los ojos del mundo la cruz es un fracaso. Y también nosotros corremos el riesgo de detenernos ante esta primera mirada, superficial, de no aceptar la lógica de la cruz; de no aceptar que Dios nos salve dejando que se desate sobre sí el mal del mundo. No aceptar, sino sólo con palabras, al Dios débil y crucificado, es soñar con un Dios fuerte y triunfante. Es una gran tentación”.

El Papa recalcó que la cruz “no sirve de nada si no nos detenemos a mirar al Crucificado y no le abrimos el corazón, si no nos dejamos sorprender por sus llagas abiertas por nosotros, si el corazón no se llena de conmoción y no lloramos delante del Dios herido de amor por nosotros”. 

Es importante dijo el Papa ver la cruz como la fuente de un nuevo modo de vivir, “la cruz no quiere ser una bandera que enarbolar, sino la fuente pura de un nuevo modo de vivir. ¿Cuál? El del Evangelio, el de las Bienaventuranzas. El testigo que tiene la cruz en el corazón y no solamente en el cuello no ve a nadie como enemigo, sino que ve a todos como hermanos y hermanas por los que Jesús ha dado la vida” detalló.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here